jueves, 7 de agosto de 2014




El nieto de Carlotto: "El miedo, cuando    uno busca su identidad, es no encontrar"

Guido Montoya, con su abuela, Estela de Carlotto, en su primera comparecencia juntos. EFE/David Fernández

Guido Montoya, con su abuela, Estela de Carlotto,  en su primera comparecencia juntos. EFE/David Fernández

 

"Soy Ignacio, o Guido", se presentó el nieto recuperado número 114 en la trayectoria de ese organismo de derechos humanos, que se declaró "conmocionado". Guido, criado con el nombre de Ignacio Hurban, es el hijo de Laura, la hija de Estela de Carlotto asesinada por la última dictadura (1976-1983), que dio a luz en cautiverio.

"Le agradezco a la vida y a Dios este regalo", explicó en una breve intervención la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, antes de presentar a su nieto. El nieto de Estela de Carlotto, de 36 años y músico de profesión, manifestó: "Hay ruidos que tienes en la cabeza y hay cosas que no se saben pero se saben", en alusión a las dudas que tenía sobre su origen.

LEER COMPLETO 

---------------------------------------------------------------------------------------

La hija de Guido y Estela Carlotto, militante de Montoneros en La Plata, desaparecida en 1977
Laura, la de la vida corta e intensa

Página/12

Estudiaba historia en La Plata y se levantaba temprano para ir a trabajar a la pinturería de su padre, en Berisso. Era una militante de base aguerrida. Estuvo detenida en La Cacha y tuvo su hijo en cautiverio.


Era de noche cuando Estela de Carlotto y su esposo, Guido, llegaron a la comisaría de Isidro Casanova. Llevaban un papelito con la convocatoria que decía: “A los progenitores de Laura Carlotto se los cita con carácter de urgente”. El subcomisario que los atendió los hizo pasar a una oficina, abrió un cajón y sacó una Libreta Cívica. “¿Conocen a esta persona?”, preguntó en un automatismo. Esa foto, una 4x4, la última de Laura con vida, la mostraba con los ojos cargados de maquillaje, la piel radiante, el pelo lacio y oscuro. “Sí, es Laura”, reconoció Estela. “Bueno, entonces lamento informarles que falleció”, dijo el policía, indolente. En el camino a la seccional habían fantaseado en voz alta con todo tipo de hipótesis junto con Ricardo, el padrino. Imaginaban que quizá la tenían detenida allí, o que la pasaban a disposición del Poder Ejecutivo, quizá hasta se volvían a casa con el bebé, Guido. “No vaya a ser cosa que estos desgraciados nos digan lo peor”, se frenaban.

LEER COMPLETO 

"Es un milagro", dijo Estela de Carlotto sobre Guido, su nieto recuperado


---------------------------------------------------------------------------------------

Una búsqueda que empezó hace 36 años

La vida de la titular de Abuelas cambió en 1977, cuando fueron secuestrados primero su marido y luego su hija Laura. Al año siguiente sabría que ella había sido asesinada y que había tenido un hijo, Guido, su nieto, el origen de su militancia.