lunes, 18 de noviembre de 2013

Robert Capa: 
'La mejor foto de mi vida'. Entrevista

10/11/13

 

En una entrevista de 1947 para una radio norteamericana recientemente recuperada, Robert Capa –el centenario de cuyo nacimiento se conmemoró hace escasamente diez días, el 22 de octubre- relataba las circunstancias en las que tomó en el frente de Córdoba en septiembre de 1936 la que es acaso su imagen más celebre y debatida: Muerte de un miliciano.  

Capa: Sabe usted, es una pregunta que exige cautela, porque no sabes nunca si tienes una foto de prensa o no la tienes. Y es que cuando disparas, todas las fotos son iguales, y las fotos del periódico nacen en la imaginación del director y del público que las ve.  
En cierta ocasión tomé una foto que resultó mucho más valorada que las demás, y yo desde luego no sabía en el momento de disparar que había captado una foto especialmente buena.
Fue en España, muy al principio de mi carrera de fotógrafo, y muy al inicio de la Guerra Civil española; la guerra era algo como romántico, si es que lo puedes ver así.  

Entrevistadora: ¡No, no puedo!

Capa: Era allí, porque era en Andalucía y aquella gente estaba muy verde, no eran soldados, y morían a cada minuto haciendo grandes gestos y mostraban que era por la libertad y una justa, estaban entusiasmados, y yo estaba en la trinchera con cerca de veinte milicianos, y esos veinte milicianos tenían 20 fusiles viejos, y en la otra loma frente a nosotros había una ametralladora de Franco.  

Así que mis milicianos disparaban en dirección a la ametralladora durante cinco minutos y luego se levantaban y decían "¡Vamos!" y salían de la trinchera a por la ametralladora. Como era de esperar, la ametralladora abría fuego y los barría. Con lo que los que quedaban volvían y tiraban otra vez al azar en dirección a la ametralladora, que era lo bastante lista como para no responder, y tras cinco minutos decían de nuevo "¡Vamos!" y volvían a barrerlos.  

Esto se repitió tres o cuatro veces, de modo que a la cuarta puse la cámara por encima de la cabeza sin mirar siquiera y tiré una foto cuando salían de la trinchera. Y eso fue todo. Ni siquiera miré allí las fotos, las envié con muchas otras más que había tomado.

Me quedé tres meses en España, y para cuando volví me había convertido en un fotógrafo muy famoso porque esa cámara que había sostenido por encima de la cabeza había captado a un hombre justo en el momento en que le alcanzaban.

Entrevistador 2: Fue una gran foto

Capa: Probablemente la mejor foto que he hecho en mi vida. Nunca vi la foto en el encuadre porque tenía la cámara muy por encima de la cabeza.

Entrevistador 2: Por supuesto, hay una condición que tienes que crear tú mismo, Bob: para poder conseguir una foto afortunada como esa tienes que pasar mucho tiempo en las trincheras.

Capa: Sií, es una costumbre que me gustaría perder.

Robert Capa (1913-1954), pseudónimo de Endre Ernö Friedmann, fue uno de los fotorreporteros imprescindibles del periodismo gráfico del siglo XX. Nacido en Budapest, se hizo célebre gracias a sus fotos de la Guerra Civil española y la II Guerra Mundial. Murió en Vietnam al pisar una mina.

http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=6409