martes, 14 de mayo de 2013

Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz: La concentración de la prensa en América Latina alimenta la desigualdad social

El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz

El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz


Caracas, 13 May. AVN.- El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz manifestó que "América Latina es la región del mundo con mayor nivel de desigualdad y la concentración de la prensa juega un rol importante".

Especificó que en muchos de los países de la región son especialmente grandes el nivel de concentración de los medios y los nexos entre la desigualdad política y económica, “con lo cual la prensa es un modo de sostener la desigualdad".


Durante una conferencia sobre la libertad de prensa en la Facultad de Periodismo de la Universidad de Columbia, en Nueva York, Stiglitz señaló que “para que la prensa cumpla con su rol, debe haber regulaciones competitivas muy fuertes”, citó Télam.


El economista indicó que los criterios antimonopólicos deben ser más estrictos en el área de medios, igual que en el área financiera, “para asegurar la diversidad”. En este sentido puso como ejemplo el caso de Italia, donde la concentración televisiva llegó a poner en duda su carácter democrático.


Stiglitz señaló que "en esto de la concentración, el caso de los medios de comunicación tiene peores consecuencias que en otros sectores, puesto que afecta “el mercado de las ideas, que es fundamental para la democracia”.


En el caso de Estados Unidos, mencionó que este país es la más desigual de las sociedades desarrolladas y que dicha desigualdad económica es tan grande “que no es extraño que se traduzca también en desigualdad política, lo cual además se refuerza si los medios tienen un alto grado de concentración”.


El economista recordó que antes el suministro de información era un bien público, que cuando estaba disponible beneficiaba a todos.


Insistió en que hace falta la regulación. Explicó que hace falta del gobierno para que los mercados sean realmente libres.


“Hace falta una fuerte intervención estatal, tanto regulatoria como en el otorgamiento de licencias, e incluso creando competencia en forma proactiva allí donde no existe”, añadió.


Asimismo, dijo: “Prefiero que el gobierno tome una posición fuerte, aunque los medios se enojen. Lo mejor es que el propietario de un diario poderoso no pueda obtener una licencia de televisión, no por favoritismo ni discriminación, sino porque ésas son las reglas para asegurar la diversidad. Así ocurre en muchos países”.