domingo, 9 de diciembre de 2012

La batalla nunca termina

María José Pineda
@MariaJoseSarai

Decidió abrirse el silencio después de sus palabras, todo tenía en esos minutos un desagradable sabor a despedida, la noche del ocho de diciembre, es y será emblemática.  Un regreso preocupado y permisivo, trae a Chávez desde Cuba a su tierra. Una de las cadenas más cortas en los medios de comunicación por parte del presidente venezolano, propina a la mitad del país una innegable tristeza, y a una parte de la otra mitad, una despiadada e inhumana “esperanza”.