martes, 27 de noviembre de 2012

Gaza el pretexto, Siria el objetivo

A por más la izquierda filósofa de Europa
resistencia_palestina
Hay una manera de acercarse a la terriblemente absurda violencia de la plutocracia que gobierna el mundo y es la de restregar en las caras -literalmente- de los televidentes, que los malos, es decir, los poderosos, no tienen una pizca de escrúpulos, que son profunda y estructuralmente desalmados. Por esa vía que es la de la demonización del Uno, esta vez, ciertamente, una auto-demonización, se llega directamente al proyecto HAARP, al Club Bilderberg, al Calentamiento Global -Vía al Gore, para ser más exactos-, a las Teorías de la Conspiración, etc. Del Uno inhumanamente malvado se puede esperar cualquier cosa. Al Uno nada le sienta mejor que el terror que logre infundir, para eso están por supuesto, las acciones terroristas que desarrolla Urbi et Orbi y la magnificación mediática, el griterío provocado por el horror y expandido como un eco inenarrable a través de la Única Cadena Mediática que nos trasmite la Realidad Tal Cual. El todo es que nos convenzamos de que nos las estamos viendo frente a un Monstruo. Si no nos ha quedado claro vayamos a las imágenes SIN CENSURA, a los VIDEOS SIN CENSURA, todos montados en YOU TUBE, es decir, con peligro inminente de que los bajen, de que los censuren, de que nos perdamos la oportunidad de ver una y otra vez al monstruo maldito haciendo lo que mejor y más le gusta hacer: matar.