martes, 29 de noviembre de 2011

EL MOVIMIENTO POR LA TIERRA SIGUE EN LA LUCHA


Sirio López Velasco (lopesirio@hotmail.com)


En primer lugar aclaramos que este NO es un comunicado oficial del Movimiento por la Tierra sino el mero informe personal de un participante de la reunión comentada. El 27/11/2011 el Movimiento por la Tierra, cuyas directrices fueron trazadas por Raúl Sendic y cuyos estatutos fueron  oficialmente reconocidos por el Gobierno uruguayo en 1990, renovó su Comisión Directiva. Buscando mezclar jóvenes y veteranos luchadores, mujeres y hombres, y dar cabida a una mayoría de compañer@s del interior del país, en concurrida Asamblea,  la nueva Directiva quedó integrada por luchadoras/es de los siguientes Departamentos: 2 de Artigas, 2 de Paysandú, 2 de Canelones, 1 de Tacuarembó, 1 de Durazno, 1 de Montevideo rural y uno de Montevideo-ciudad. Se decidió también que la reunión mensual de la Directiva ocurrirá cada vez en un Departamento diferente, recorriendo así el país entero. Los estatutos del Movimiento establecen como sus finalidades: “a) realizar una acción de promoción y difusión de los valores que tienen que ver con el arraigo del hombre en el campo, a fin de revertir la emigración rural, repoblando nuestra campaña, b) realizar una acción educativa en lo referente a todas las áreas de la producción agropecuaria y afines, pesca, producción de artesanía, promoviendo y organizando grupos de trabajo, así como efectuar tareas de investigación en dichas áreas, c) actuar en defensa de la flora, la fauna y el medio ambiente, relacionándose y colaborando con otras instituciones privadas y organismos públicos que tengan los mismos cometidos, d) promover la constitución de cooperativas y difundir los principios rectores del movimiento cooperativo, y, e) cumplir las finalidades expresadas, buscando efectuar un servicio a la comunidad sin ánimo de lucro”. Desde 1990 mucha agua ha pasado en los ríos y arroyos uruguayos; en los últimos 10 años (que incluyen un Gobierno y medio del Frente Amplio) la tercera parte de los 16 a 17 millones de hectáreas productivas que tiene el Uruguay, cambiaron de manos, en su mayor parte hacia dueños extranjeros, entre los que destacan las multinacionales e incluso algún Estado (sólo tres multinacionales tienen entre 120 mil y 180 mil hectáreas, cada una); el éxodo rural ha continuado y también el éxodo hacia el exterior, al punto de que el Censo recién concluido muestra que el país tiene menos población que en 2004; megaproyectos a cargo de latifundistas extranjeros y/o seudonacionales  (de los que Artigas llamó “peores orientales”) , en las áreas de forestación-celulosa, soja transgénica, minería a cielo abierto y/o ganadería extensiva, reinan sobre un país vaciado de una población rural que ha continuado a engrosar las villas miseria (“cantegriles”) de la periferia de las ciudades y pueblos, en especial de la capital, donde campea el desempleo y la desesperanza (la mitad de los jóvenes entre 15 y 24 años no frecuenta ningún centro de estudios), la violencia y el consumo de drogas. Para repoblar la campaña y hacer Patria para Todos, Raúl Sendic defendió la expropiación sin indemnización de los latifundios en la extensión que supere las 2.500 hectáreas (empezando por los extranjeros) para entregarlos a gente del campo y la ciudad que quiera trabajarlos (pasando por la capacitación y recibiendo la asistencia financiera y técnica necesarias), la estatización de la Banca, el no pago de la deuda externa, el aumento general de los salarios, y la integración latinoamericana en una Patria Grande. Como lo vio Sendic, la salvación de la humanidad y del Planeta pasa por la superación del capitalismo en un socialismo participativo y ecológico. El Movimiento por la Tierra mantiene en alto las banderas de Sendic. 

POR LA TIERRA Y CON SENDIC !