lunes, 28 de noviembre de 2011

Breve crónica de un partido
  Texto/Fotos: Rafael Muñoz

Doce horas de viaje por carretera desde Maracaibo a San Cristóbal, por la Panamericana, fue el recorrido que hicimos para poder asistir al Juego en dos buses expresos un grupo de aficionados y personas comprometidas en apoyar a nuestra selección. Dicha actividad, era parte de un paquete realizado por personas ligadas a La barra Sin Vergüenza, el cual incluía una cena, (hamburguesa y refresco antes de salir), el traslado y una entrada para el partido. Nos enteramos gracias a la solidaridad de un familiar, Omer Munoz. Entre quienes adquirimos dicho paquete vinotinto nos encontramos Gustavo, Julio y quien le escribe.La expectativa era muy buena, un reciente empate en la tierra colombiana nos mantenía peleando en la tabla. En frente, teníamos a Bolivia quien, el 11/11/2011, protagonizó el Batacazo: un valioso e histórico empate en Argentina. El ambiente era fenomenal. Se tenía información en los medios días antes sobre la bandera que habían preparado los aficionados de 150 metros en el que llaman El templo del fútbol.

En la espera y antes del partido, se encontraba jugando en la cálida Barranquilla Argentina vs Colombia. Esta última selección tenía pautado el partido en horas de la tarde, se anunciaba que la sensación térmica en tierra colombiana era elevada. Argentina cuya fecha anterior fue catastrófica (empate en casa contra Bolivia), se salva al final y toma tres puntos de visitante, anotando el gol de la victoria a seis minutos de finalizar el tiempo complementario (2 a 1).

En San Cristóbal, pudimos contactar a Orlando Munoz quien gentilmente nos obsequio tres entradas de cortesía de un alto valor económico. Lla madre naturaleza a través de la lluvia se hizo presente durante todo el partido. En algunos momentos, con una mayor relevancia que en otros, siendo un elemento de dificultad y complejidad para los jugadores en cuanto al traslado de la número cinco. Sin embargo, encontramos abrir el marcador, justo en el minuto 25, con un gol de cabeza de Oswaldo Vizcarrondo. La Vinotinto de Cesar Farias soñaba con la victoria, la cual con sufrimiento y lucha nos llegó, plasmándose en el resultado final de 1 a 0.

Al terminar el partido, caminamos alredor de 800 metros hacia el autobús expresos que nos esperaba para el regreso hacia Maracaibo. Esta vez, con una mayor alegría en comparación a mi salida a principios de octubre del partido de la Vinotinto en las alturas de Quito.

Por ahora, hay descanso en las eliminatorias, las cuales se reanudan en junio del año 2012. Los próximos dos partidos de la Vinotinto nos toca jugar de visitante con Uruguay y luego, en casa, con la selección chilena.

Venezuela trabaja y piensa llegar al Mundial de Fútbol que se realizará en Brasil del 2014, con 7 puntos empatados: Uruguay, Argentina y Venezuela. Por diferencia de goles estamos de tercero.