sábado, 24 de septiembre de 2011

La carta de Troy Davis antes de ser ejecutado
Condenado por el homicidio de un policía en 1989, recibió una inyección letal el 22 de septiembre en una cárcel de Georgia. Antes, redactó un emotivo mensaje de despedida y agradecimiento.
Kaos. Derechos Humanos | america.infobae.com | 24-9-2011 a las 16:14 | 335 lecturas | 1 comentario
www.kaosenlared.net/noticia/carta-troy-davis-antes-ser-ejecutado
Compartir: Publicar en Facebook Publicar en Twitter Publicar en Meneame Publicar en Google Buzz Publicar en Technorati Publicar en Delicious Publicar en AlternativeWeb

Su caso  había movilizado a miles de personas en todo el mundo. Opositores a la pena de muerte y personas convencidas de que la condena había sido injusta promovieron toda clase de acciones para evitar la aplicación de la sentencia. En vano.

Después de varias apelaciones sin resultado positivo, el prisionero fue ejecutado. Ahora,Newsone, un sitio de noticias de la comunidad afroamericana, publicó la carta que Davis  redactó pocos días antes de morir. Este es el texto:

Hola a todos:

Les agradezco mucho su esfuerzo y su dedicación a los derechos humanos y la bondad humana. Durante el año pasado he experimentado mucha emoción, alegría, tristeza y una fe que no se acaba.  Es debido a todos ustedes que estoy vivo hoy. Cuando veo a mi hermana Martina estoy maravillado por el amor que ella siente por mí y por supuesto, me preocupo por ella y por su salud. Pero como ella me dice, es mi hermana mayor y no dará marcha atrás en esta lucha para salvar mi vida y demostrar al mundo que soy inocente de este terrible crimen.

Cuando leo el correo que me llega desde todo el globo, desde lugares que nunca soñé conocer, y desde personas que hablan idiomas distintos y que son de culturas y religiones que yo sólo podía esperar conocer algún día,  me siento abrumado por la emoción  que me llena el corazón de una inmensa y desbordante alegría. Ni siquiera puedo explicar la oleada de emoción que siento cuando intento expresar la fuerza que me dan todos ustedes. Esto profundiza mi fe y me demuestra una vez más que éste no es un caso sobre la pena de muerte, tampoco un caso sobre Troy Davis, sino un caso que tiene que ver con la justicia y con el espíritu humano que quiere hacer que la justicia prevalezca.

No puedo responder a todas sus cartas, pero las leo todas. No puedo verlos a todos ustedes, pero puedo imaginar sus caras.  No puedo escuchar lo que dicen, pero sus cartas me llevan a los confines del mundo. No puedo tocarlos físicamente, pero siento su calidez cada día de mi vida.

Les agradezco todo esto. Acuérdense que estoy en un lugar donde la ejecución sólo puede destruir la forma física de uno y,  debido a mi fe en Dios, en mi familia y en todas y todos ustedes, yo he sido espiritualmente libre desde hace un buen rato. Y pase lo que pase en los días y semanas por venir, hay que acelerar este movimiento para poner fin a la pena de muerte, buscar una verdadera justicia, y poner en evidencia un sistema que no protege a los inocentes.  Hay tantos otros Troy Davis. Esta lucha para poner fin a la pena de muerte no se gana o se pierde a través de mí, sino a través de nuestra fortaleza para seguir adelante y salvar a toda persona inocente en cautiverio en todo el mundo. Tenemos que desmantelar este sistema injusto, ciudad por ciudad, estado por estado y país por país.

Estoy impaciente por estar a su lado, no importa que sea en forma física o espiritual. Espero el día en que pueda anunciar:

"Soy Troy Davis y soy libre!"
Nunca dejen de luchar por la justicia. ¡Vamos a ganar!
 
Más información: