jueves, 15 de julio de 2010

Compra de la Prensa de Venezuela con Dólares
Estadounidenses Fiscales


Jul 15 2010

Jeremy Bigwood
 
El Departamento de Estado de EE.UU.  está canalizando secretamente millones de dólares para periodistas latinoamericanos, de acuerdo con documentos obtenidos en junio, bajo la Freedom of Information Act (FOIA). Los 20 documentos entregados a este autor, incluyendo propuestas de subvenciones, premios, y los informes trimestrales muestran que entre 2007 y 2009, la Mesa poco conocida del Departamento de Estado de la Democracia, Derechos Humanos y Trabajo canalizado por lo menos $ 4 millones a periodistas en Bolivia, Nicaragua y Venezuela a través de la Fundación Panamericana de Desarrollo (PADF), un fabricante de la concesión con sede en Washington que ha trabajado en América Latina desde 1962. Hasta ahora, sólo los documentos relativos a Venezuela han sido liberados. Revelan que la FUPAD, colaborando con ONG's venezolanas asociadas con la oposición política del país, se ha facilitado con al menos 700.000 dólares para repartir subvenciones periodismo periodismo y patrocinar programas de educación.
 
Hasta ahora, el Departamento de Estado ha ocultado su papel en la financiación de los medios de comunicación de Venezuela, una de las armas más poderosas de la oposición contra el presidente Hugo Chávez y su movimiento bolivariano. La PADF, actúa como un intermediario, elimina de manera efectiva las huellas digitales del gobierno con el dinero. Sin embargo, como se señala en un documento del Departamento de Estado titulado "Mesa / Requisitos del programa específico", las propias políticas del Departamento de Estado, exigir que "todas las publicaciones", financiado por el departamento de "agradecer el apoyo." Pero la disposición no se aplicó sólo para la PADF. "A los efectos de este premio", agrega el documento los requisitos ". . . el receptor no está obligado a reconocer públicamente el apoyo del Departamento de Estado de EE.UU. "
Antes de 2007, el mayor proveedor de fondos de EE.UU. "promoción de la democracia" actividades en Venezuela no fue el Departamento de Estado, pero la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID), junto con la National Endowment for Democracy (NED). Pero en 2005, la financiación de estas organizaciones clandestinas fue expuesto por la venezolano estadounidense abogada Eva Golinger en una serie de artículos, libros y conferencias (de divulgación: Este autor obtuvo muchos de los documentos). Después de la USAID y la NED cubre fueron volados abiertos-forzando interlocutor principal de la USAID, Development Alternatives Inc. (DAI), un contratista con sede en Maryland, para cerrar su oficina en Caracas, el gobierno de EE.UU. aparentemente buscaba nuevas vías de financiación, uno de los cuales el FUPAD parece haber proporcionado.

Aunque los 700.000 dólares asignados a la PADF, que se observa en el documento los requisitos del Departamento de Estado, puede no parecer mucho dinero, los fondos se han utilizado estratégicamente para comprar a lo mejor de los medios de comunicación de Venezuela y reclutar a jóvenes periodistas. Esto se ha logrado mediante la colaboración con las ONG de la oposición, muchos de los cuales tienen un enfoque de los medios. El documento de requerimientos es el único documento que los nombres de cualquiera de estas organizaciones-que probablemente fue un descuido por parte del Departamento de Estado, ya que los nombres de los destinatarios y mucha otra información se extirpan en el resto de los documentos. Los requisitos de nombres de los documentos Espacio Público y el Instituto Prensa y Sociedad, dos organizaciones líderes vinculados a la oposición venezolana, como receptores de "subgrants".

Ni la organización pone de manifiesto su conexión con el Departamento de Estado. Espacio Público, de acuerdo con su página web, es un "sin fines de lucro, asociación civil no gubernamental, independiente y autónoma de los partidos políticos, instituciones religiosas, organizaciones internacionales o de cualquier gobierno" (el subrayado es mío). Dos de tres imágenes en la página web son de las manifestaciones anti-Chávez. El otro "sub-concesionario," la filial venezolana del Instituto Prensa y Sociedad y (IPYS-Ve), es una organización periodística con sede en Perú que se inició con fondos de USAID, y que ha seguido recibiendo dinero de la USAID, mientras que el lanzamiento de una serie de ataques contra Chávez. Se ha opuesto explícitamente a Chávez desde 2000, cuando se lo acusó falsamente de albergar espía prófugo dictador peruano Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos (propias autoridades de Chávez después arrestado Montesinos y lo extraditaron a Perú).

Los documentos detallan una serie de subvenciones distribuidos a los periodistas sin nombre. Estos incluyen dos tipos de subvenciones "para la presentación de informes y presentación de informes de investigación innovadores", con el contenido de ganar difunden en línea "y seleccionar audiencias de los medios independientes." Aunque no sabemos quien ganó estas subvenciones, ya se sabe que eran sustanciales. Uno de ellos consistió en 10 becas de un año de 25.000 dólares cada uno. Para muchos periodistas, especialmente en América Latina, 25.000 dólares para un año es un sueldo alto. La PADF también tiene "dos competiciones, una por año, para un total de 20.000 dólares en la financiación concedida a por lo menos seis entradas."

El programa PADF para Venezuela también apoya la enseñanza del periodismo, que se realiza para producir un trabajo de investigación "a través de tecnologías de medios innovadores", según un "Memorando de Acción" para el año fiscal 2007 una subvención. Esta donación incluye "una serie de capacitaciones para los periodistas locales se centró en las habilidades básicas y avanzadas de la información basada en Internet y el periodismo de investigación", según el documento de requerimientos. El programa de educación involucra "una amplia gama de organizaciones de medios venezolanos y agencias de noticias, incluidos los interlocutores 4 universitario", donde su objetivo es "establecer un curso por la escuela de periodismo de investigación." PADF propone la focalización no sólo las universidades en la ciudad capital de Caracas, sino también las regionales en "los Andes, Centro Oriente, Zulia y la región occidental del país." En cada región, "los socios locales habrán de firmar acuerdos con instituciones académicas que enseñan comunicación social."

Las revelaciones de la financiación de EE.UU. del periodismo venezolano le sigue los pasos de un informe publicado en mayo por el centro-derecha europea think tank FRIDE, que encontró que desde 2002 los Estados Unidos ha gastado un estimado de $ 3.000.000 a $ 6 millones cada año "en la pequeña proyectos con los partidos políticos y organizaciones no gubernamentales "en Venezuela, con fondos distribuidos a través de una sopa de letras de cambio y canales entrelazados. (El informe fue retirado del sitio web de FRIDE poco después de que fue hecho público.) El  programa de periodismo PADF  así aparece ser la parte de un proyecto mucho más grande de apoyar la oposición venezolana.

Los periodistas venezolanos y los estudiantes que se beneficiaron de las subvenciones y la educación no puede haber sabido de la financiación del Departamento de Estado. Sin embargo, el apoyo a un Estado extranjero para el periodismo aparentemente independiente viola los principios básicos de la integridad de la profesión.

Puedes buscar una versión ampliada de este artículo en el septiembre / edición de octubre de NACLA Report on the Americas
-------------------------------------------------- ------------------------------

Jeremy Bigwood es periodista de investigación cuyo trabajo ha aparecido en el American Journalism Review, The Village Voice, y varias otras publicaciones. Se cubrió los conflictos de América Latina desde 1984 hasta 1994 como reportero gráfico.

Fuente: https://nacla.org/node/6663

Traducción: Rafael Muñoz
Maracaibo.Venezuela
munozporque@gmail.com
BB: 21D43B50


Ir: Pagina Principal