lunes, 8 de febrero de 2010

"El informe sobre la Faja es una posición política”

Texto: Deivis Rodríguez
foto: archivo

“ El convenio de una refinería con Rusia beneficiará al país (...) es un acuerdo para ganar”, afirmó el asesor de la presidencia del BCV, Carlos Mendoza Potellá.

“El informe del Servicio Geológico de EE UU no dice nada nuevo (...) desde hace mucho aquí en el país se sabe que la Faja tiene reservas que superan el billón de barriles. La posición del organismo es más política que otra cosa (...) no me parece coincidencia que salga a la luz pública dicha información, cuando el país está negociando con transnacionales para que participen en campos petroleros”.

Esta afirmación la efectuó ayer, a PANORAMA, el ex embajador de Rusia y asesor de la presidencia del BCV, Carlos Mendoza Potellá, durante una conferencia efectuada en el BCV, evento patrocinado por la dirección de la cátedra petrolera de la Facultad de Economía de LUZ.

¿Qué análisis le da usted al reciente informe del Servicio Geológico de EE UU sobre la Faja?

Ese organismo no hizo ningún descubrimiento asombroso. Sólo hicieron un simple cálculo al pasar el factor de recobro de 20% a 40%, al sacar la cuenta te da la famosa cifra de 500.000 millones de barriles en reservas de la Faja. Eso se sabe aquí desde hace muchos años...



—¿Pero usted opina que el anuncio fue una declaración política?

—Creo que la información del informe del Servicio Geológico no es una evaluación sino una declaración política. No parece 
coincidencia que salga a la luz pública dicha información, ellos dieron a entender que para sacar la mayor parte del petróleo se requiere tecnologías que permiten un factor de recobro del 40% y que esas tecnologías las tienen muchas compañías estadounidenses que, sin duda, quieren ingresar al país.


—¿Entonces a quien fue dirigida la información?

—Al que la quiera escuchar, tal vez para que el Pentágono, el Departamento de Estado o a las transnacionales para que se den cuenta de nuestro potencial petrolero. Es bien sabido que Estados Unidos siempre ha querido asegurar sus intereses.

—¿Es factible para Venezuela una refinería construida con China allá en Asia?
—No es malo que Pdvsa apueste a negocios internacionales para ampliar su parque de refinación. El acuerdo establece que será de capital mixto, es decir, la mitad la pone Pdvsa y el resto el otro país. Segundo, va a ser una refinería nueva, con tecnología de punta y no una chatarra como los pasados negocios de los años 80 que realizó la vieja Pdvsa. Además, el país va a enviar crudo venezolano para que sea procesado allá. Con todas esas condiciones se ve que Venezuela va a ganar. Esta si es una internacionalización beneficiosa y no perversa.


—¿Todavía Pdvsa sufre los daños de la internacionalización de hace 20 años?
—La compañía tiene muchos años tratando de resolver los estragos que dejó el proceso de la internacionalización que emprendió la compañía hace casi dos décadas. Todavía existen secuelas. La política consistía en hacer muchos negocios en el exterior, en especial, la compra de refinerías y que los recursos producidos por la compañía no fueran utilizados por el fisco nacional para el desarrollo del país. Tenemos el caso de que se compraron 17 refinerías en pésimo estado, casi chatarras, y por un monto global de $ 5.000 millones. Eso es una barbaridad porque una sola y en perfectas condiciones cuesta entre 6.000 y 7.000 millones de dólares.


—Pero, ¿el país ha hecho intentos para salir de las estructuras que no generan beneficios al país?
—Si, pero no es una tarea nada fácil. En la internacionalización el mal ya estaba hecho, ya está hecho. No lo vamos a resolver vendiendo mañana (las obras), eso lleva tiempo. Ese mal fue hecho cuando compramos la refinería, y cuando la tuvimos que mantener, y cuando tuvimos que darles descuentos. Todavía hay estructuras que lo que generan son pérdidas, pues se compra petróleo a precio internacional para que funcionen y cuando se procesa los productos se venden a los países con enormes descuentos. La nueva visión de Pdvsa es hacer negocios de refinerías que sí le genere ganancias como el acuerdo firmado con Rusia y Brasil.

—¿Cómo ve la cesta venezolana para los próximos meses?
—Recientemente, Mazar Al Shereidah (experto petrolero) y yo presentamos las perspectivas del crudo para este año. En el informe que elaboramos se pronosticó que la cesta venezolana se ubicará entre 60-90 dólares con una probabilidad de 81%, el pronostico se basa en una recuperación de la economía mundial y de la demanda de petróleo.