martes, 29 de diciembre de 2009


Portada :: América Latina :: Golpe de estado militar en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2009

Entrevista a la historiadora Anarella Vélez, tras seis meses de dictadura
“Honduras es víctima de un cerco mediático impuesto por la dictadura”

El Clarín de Chile/Rebelión


En entrevista telefónica desde Tegucigalpa, la historiadora Anarella Vélez (1956) denuncia el acoso que sufren las Feministas en Resistencia durante el régimen de facto, comparte las alertas que han emitido por la nula libertad de expresión y entrega algunos antecedentes históricos: “En más de una ocasión durante el siglo XIX se coartaron muchos proyectos centroamericanistas que tenían como objetivos modernizar y democratizar al Estado, por ejemplo, la Constitución Liberal de 1880 que rápidamente fue derogada. Durante el siglo XX se dan intentos de reformas administrativas que se ven truncadas, inclusive con la ocupación norteamericana en 1924, lo que ha pasado ahora tiene dos antecedentes: el golpe de Estado de 1963 y la guerra sucia de 1980”

Columnista de Diario Tiempo, catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y directora de la Galería Café Paradiso, la Doctora en Historia Anarella Vélez examina los antecedentes históricos e inmediatos del primer semestre de dictadura: “La guerra en contra de la Presidente Zelaya se inicia cuando se ven afectados los intereses de las compañías trasnacionales del petróleo; el Presidente Zelaya logra nuevos contratos, haciendo licitaciones públicas y cambiando la fórmula de los combustibles que permiten al pueblo hondureño comprar gasolina y combustibles a un precio más económico. La energía eléctrica es el feudo de ciertos grupos que no están dispuestos a ceder y que le granjean enemigos muy poderosos al Presidente Zelaya dentro y fuera del país, estos enemigos hicieron un complot con otros personajes de la derecha latinoamericana para derrocarlo e instaurar una dictadura cívico-militar”.

MC.- ¿Cómo funciona la ONG Ser Libre?

AV.- Ser Libre tiene una estructura bastante particular, funcionamos con una Junta Directiva en la modalidad de voluntariado y con el apoyo externo que nos permite pagar los salarios de los colaboradores. Comité por la Libre Expresión surge al inicio del siglo XXI con la finalidad de defender el acceso a la información, Ser Libre tiene dos importantes logros en su corta vida, la emisión de la Ley de Libre Expresión y la Ley de Acceso a la Información Pública, tenemos otros proyectos importantes –que esperamos no se vean retrazados por las circunstancias del golpe de Estado- por ejemplo regular el funcionamiento de los medios de comunicación empresariales y las licitaciones de los permisos.

MC.- ¿Con qué periodicidad emiten recomendaciones o informes sobre la situación de la prensa hondureña?

AV.- Nosotros emitimos un Informe anual: Análisis de la situación de la información, este es nuestro más importante documento; sin embargo de manera cotidiana nosotros estamos auscultando y observando el ejercicio del derecho de acceso a la información y emitimos alertas cotidianas acerca de los casos donde se vulnera el derecho de los periodistas y en el funcionamiento de los medios de comunicación, analizamos cómo está el equilibrio de la información que se proporciona a los hondureños. Tenemos un Observatorio de los mass media de lunes a sábado, hacemos estudios estadísticos donde se reflejan los acontecimientos y mantenemos vínculos con los organismos internacionales más importantes que dan seguimiento al Artículo 19 de la Carta Universal de Derechos de Humanos. Nuestra página web no está muy actualizada, porque en estos momentos hemos puesto más atención a nuestro periódico Conexión y tenemos un blog, ahí damos noticias relativas a nuestro interés y reproducimos información de otros medios que nos parezca de interés para nuestros lectores.

MC.- ¿Qué ha reportado la ONG Ser Libre durante el primer semestre del golpe de Estado?

AV.- Nuestro trabajo se ha multiplicado por 300, porque el mismo día del golpe de Estado escuchamos con alarme el modo en que habían sido allanados y clausurados tres importantes medios de comunicación: Radio Globo, Cholusat Sur TV y Radio Progreso, otras radios comunitarias fueron perseguidas y allanadas, nosotros estábamos en obligación de darle seguimiento a la información sobre la nula libertad de expresión y el acoso en contra de los periodistas; así que desde el 28 de junio comenzamos a levantar alertas sobre el estado de las cosas, preparamos una reunión con carácter de urgente con Artículo 19 –ONG de Inglaterra que tiene un trabajo interesantísimo en Latinoamérica- para velar por el ejercicio del periodismo y la libertad de expresión del pueblo hondureño.

MC.- Háblanos de la Carta abierta que escribieron al Presidente Obama, ¿qué ONG respalda la misiva?, ¿y cómo lograron entregarla al máximo representante de la misión diplomática de Norteamérica en Tegucigalpa?

AV.- Esta Carta abierta tiene que ver con otra actividad mía en el movimiento de Feministas en Resistencia, y como integrante de la Asociación Nacional de Escritoras de Honduras (ANEH), como iniciativa de ambas instancias de lucha en el país escribimos una Carta abierta al Presidente Obama –en calidad de Premio Nobel de la Paz- pensamos que era importante hacerle llegar el clamor popular para que él interviniera en la solución de la crisis hondureña, así que le hicimos llegar al Presidente Obama nuestra Carta por medio del Embajador de EE.UU. en Honduras, donde le expresábamos nuestra inquietud por el restablecimiento de la democracia, el Embajador Hugo Lorens leyó la Carta y esperamos que cumpla con su deber.

MC.- ¿Ustedes se reunieron con el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU?

AV.- Penosamente los enviados del Alto Comisionado no tiene efectos inmediatos, porque el informe que se presentará en Suiza será en marzo de 2010, esta información que nosotros dimos a la ONU ya la habíamos entregado a la Comisión Interamericana de DD.HH. pero la actualizamos, en referencia al trabajo de Ser Libre, enumeramos todas la violaciones que se han dado en contra de la Libertad de Expresión, desde el cierre de medios de comunicación, persecución a periodistas, golpes, tortura, encarcelamientos y asesinatos de periodistas en el contexto del golpe de Estado. Nosotros hicimos el Informe, lo entregamos con datos en concreto –fechas, medios, periodistas, detenciones ilegales y agresiones- incluye desde intoxicaciones por gas lacrimógeno a interrupción de la señal y luz eléctrica para impedir la transmisión de la información.

MC.- El punto donde confluye tu trabajo en la ONG Ser Libre y tu militancia en Feministas en Resistencia es la colaboración en los espacios radiofónicos que clausuró la dictadura, ¿el cierre de espacios ejemplifica el exacerbado machismo e ignorancia de los milicos?, ¿o la fobia de los golpistas por las Feministas en Resistencia?

AV.- Curiosamente en Honduras se ha dado un caso peculiar con las feministas, nos integramos a la Resistencia desde el 28 de junio y se abrieron espacios políticos que estaban vedados para nosotras; las feminitas solemos tener el tema de la mujer como prioridad, pero con estas circunstancias las mujeres estamos en el primer plano político, luchamos en contra del golpe de Estado y denunciamos las violaciones a los derechos humanos, hemos publicado más de 30 comunicados desde las diferentes organizaciones que integramos a la Feministas en Resistencia. Y sí, mi vida confluye con los temas de Ser Libre y Feministas en Resistencia, porque las mujeres teníamos programas de radio –producidos bajo la compra de espacios radiofónicos- que nos permitían visibilizar en la sociedad hondureña la temática de la mujer; todos los programas de radio de las feministas fueron cerrados al principio del golpe de Estado, uno fue el del Centro de Estudios de la Mujer, otro fue el programada del Centro de Derechos de la Mujer y otro fue la “Bullaranga”. Honduras es víctima de un cerco mediático, ya que los mass media están en manos de la oligarquía hondureña que pretende desfigurar la realidad y ocultar la verdad, los programas radiofónicos de las feministas trataban de colaborar a romper el cerco desinformativo, la dictadura les comunicó que bajo el Decreto Ejecutivo 016-2009 ya que la radio corría el riesgo de ser clausurada definitivamente.

MC.- Cambiando de tema y aprovechando tu formación académica, ¿qué antecedentes históricos no ayudarían a entender a la oligarquía bipartidista en Honduras?

AV.- Estoy convencida que el pueblo hondureño está en Resistencia desde hace 517 años, desde que nuestro territorio es ocupado por los conquistadores españoles y éstos vulneran los derechos de nuestros antepasados indígenas –les robaron sus tierras, su lenguaje, su cultura, su religión-; hay varios hitos durante el período colonia, los lencas se organizaron para oponerse a la ocupación española, desde estonces la rebeldía está latente, ha permanecido viva, aunque no siempre activa. En el siglo XIX, una vez que nuestros territorios se independizan del yugo colonial, los movimientos criollos señalan las injusticias del orden establecido en América Central, se inician una serie de amotinamientos en 1808 y que finalizan en 1821 con la Independencia; después de la Independencia hay otros intentos para oponerse al orden, José Cecilio del Valle –en 1822- llama a una Asamblea Constituyente para preguntar a los centroamericanos si querían formar parte de una Confederación o si querían integrarse a la Federación mexicana y anexarnos a Chiapas, eso se truncó; la nueva Constitución Política es bastantes progresista. José Cecilio del Valle se escribía cartas con los hermanos Humboldt y con los más grandes intelectuales latinoamericanos de la época, era un pensador de talla americanista y un humanista, él intenta poner en ejecución un concepto de gobierno de avanzada, pero los sectores conservadores pugnaban para que Honduras regresara al Imperio Colonial –esa intención no termina, sino hasta 1832-, José Cecilio del Valle denuncia cómo desde Cuba –que todavía era una colonia española- se organizaba la vuelta al orden colonial para Centroamérica. En más de una ocasión durante el siglo XIX se coartaron muchos proyectos centroamericanistas que tenían como objetivos modernizar y democratizar al Estado, por ejemplo el caso de la Constitución Liberal de 1880 que rápidamente fue derogada. Durante el siglo XX se dan intentos de reformas administrativas que se ven truncadas, inclusive con la ocupación norteamericana en 1924 y lo que ha pasado ahora tiene un muy reciente antecedente: 1963, durante el gobierno liberal de Villeda Morales, que pretendió hacer algunas reformas en relación a la distribución de la tierra, fue interrumpido por un cruento golpe de Estado, al punto que el Presidente Villeda Morales vivió el exilio junto a otros dirigentes del Partido Liberal, cabe mencionar a Rodas Alvarado, padre de nuestra actual Canciller Patricia Rodas.

MC.- ¿Qué elementos has estudiado sobre el origen del golpe de Estado de 2009?

AV.- La guerra en contra de la Presidente Zelaya se inicia cuando se ven afectados los intereses de las compañías trasnacionales del petróleo; el Presidente Zelaya logra nuevos contratos, haciendo licitaciones públicas y cambiando la fórmula de los combustibles que permiten al pueblo hondureño comprar gasolina y combustibles a un precio más económico. La energía eléctrica es el feudo de ciertos grupos que no están dispuestos a ceder y que le granjean enemigos muy poderosos al Presidente Zelaya dentro y fuera del país, estos enemigos hicieron un complot con otros personajes de la derecha latinoamericana para derrocarlo e instaurar una dictadura cívico-militar; cuando el Presidente Zelaya se enfrenta a los obstáculos que ha creado la oligarquía hondureña y las trasnacionales no tiene otra alternativa que mirar al sur y entablar alianzas con los pueblos del ALBA, entonces los antichavistas y anticastristas comienzan a deslucir la imagen del Presidente Zelaya en los medios de comunicación de la oligarquía, a pesar de todo el Presidente Zelaya continuó con el proyecto de profundización de la democracia hondureña, con La Cuarta Urna preguntaría al pueblo sobre la necesidad o no de una Asamblea Constituyente para el 2010, porque la actual Carta Magna fue redactada después de la dictadura militar para preservar el poder de la clase dominante.

MC.- Finalmente, ¿qué seguimiento has dado a los “históricos” personajes hondureños de la doctrina de la seguridad nacional entrenados por Estados Unidos?

AV.- Inmediatamente después del golpe de Estado vimos cómo el régimen de facto recurría a personajes de la década de 1980 que habían actuado muy superficialmente, pero estaban ahí acumulando información, y que ahora utilizan en contra del pueblo hondureño, mediante asesinatos selectivos y una política de terrorismo de Estado. El más notorio personaje se llama Billy Joya Améndola, él fue un capitán con la más activa participación en la desaparición de personas durante la guerra sucia, está señalado por las víctimas de tortura y sobrevivientes del cautiverio. Billy Joya fue nombrado por Micheletti como asesor presidencial, en la actualidad no se le ve mucho, pero sin duda está actuando en la guerra de baja intensidad, la mano de Billy Joya está detrás de toda la represión; podrán retrazar el proceso histórico, pero no lo podrán detener, el 28 de junio el pueblo hondureño despertó, reconoce quiénes son sus amigos y enemigos.