miércoles, 25 de noviembre de 2009

Lo que faltaba! mamertismo Bolivariano

Gloria Gaitan

Recibí un correo de un vocero del PSUV (Partido Socialista Unificado de Venezuela) - de quien callo su nombre para no avergonzarlo - donde me dice que la razón por la que Jorge Eliécer Gaitán no aparecía en el telón de fondo (cuya fotografía se anexa) que presidía la tribuna del Primer Congreso Extraordinario del partido, que se instaló el pasado 21 de este mes, fue porque allí sólo figuraban las personalidades revolucionarias, claramente antiimperialistas.

¡Qué alegría debe sentir Álvaro Uribe al haber logrado que su propuesta de sepultar la memoria revolucionaria del líder popular colombiano haya calado en quienes jalonan el proceso bolivariano del continente!

Olvidar que Jorge Eliécer Gaitán es la figura paradigmática colombiana de lucha contra el imperialismo es aberrante. Su primer debate de repercusión nacional fue el que adelantó en 1928 en el Congreso de la República contra la United Fruit Company y el imperialismo norteamericano y uno de los últimos documentos que se elaboró bajo su orientación fue la llamada Plataforma del Colón, redactada colectivamente por el pueblo reunido en la Constituyente Popular de 1947 que reunió delegados escogidos en elecciones organizadas por el Movimiento Gaitanista, pero que acogió a todo el pueblo liberal, en acto de verdadera democracia funcional - término que él empleaba para diferenciarla de la democracia formal, o burguesa, que es un simulacro de democracia -.

Por último, Gaitán fue asesinado en abril de 1948 como resultado del complot montado por la CIA , al que denominaron Operación Pantomima - tal como lo confesó detalladamente el ex agente John Merckless Espirito -, en el que también participó el gobierno llamado de Unión Nacional, que agrupaba en un sólo frente a la oligarquía liberal y conservadora, bajo el mando del presidente conservador Mariano Ospina Pérez.

A manera de recordatorio, para quienes no pertenecen al mamertismo bolivariano

- en ningún caso inocente - transcribo a continuación algunas de las frases célebres de Jorge Eliécer Gaitán que marcan su lucha abierta, permanente, constante y vigorosa contra el imperialismo y anexo un escrito que relata la participación del imperialismo en su asesinato.


Cordialmente, Gloria Gaitán



GAITÁN ANTIIMPERIALISTA


A lo largo de toda su carrera política se presentó como antiimperialista. Después de su derrota el 5 de mayo de 1946, como candidato a la presidencia de la República , convocó a una Gran Constituyente Popular, cuyos delegados fueron escogidos en votaciones públicas en las plazas de todos los pueblos de Colombia, teniendo derecho de hacerse representar en ella no sólo quienes pertenecían al Movimiento Gaitanista sino, en general, todos los liberales. Después de la gigantesca reunión en la Plaza de Toros de Santamaría, las comisiones se reunieron en el Teatro Colón donde, colectivamente y con la participación de todos, se elaboró lo que vendría a llamarse La Plataforma del Colón, que poco tiempo después – cuando el pueblo impuso a Gaitán como jefe único del Partido Liberal – se convirtió en la plataforma ideológica del Partido Liberal. En esa Plataforma Ideológica quedó consignado, en los capítulos X, XI, XII, XIII, su voluntad de unión de la América Latina y de lucha contra el fascismo y el imperialismo norteamericano. Así dirá:

X. El liberalismo proclama su solidaridad con todas las fuerzas políticas de izquierda que en el Continente Americano luchan por hacer efectiva la democracia librándola del dominio de los grupos plutocráticos que en lo externo actúan como fuerzas imperialistas y en lo interno como oligarquías que concentran en su excluyente interés los poderes económicos como medio de influencia política y la influencia política como medio de ventajas económicas.
XI. El liberalismo luchará contra las fuerzas de regresión que traten de imponer una política fascista o falangista en nuestro país.
XII. El liberalismo proclama la urgencia de una unidad real de los pueblos latinoamericanos, tomando como base la armonía de las distintas economías nacionales. El partido se declara en favor de la reunión de una Conferencia Económica Latinoamericana que, previo el estudio técnico realizado por cada país, planifique un sistema de compensaciones de sus productos, sin recargos aduaneros.

XIII. El liberalismo es partidario de la solidaridad de Colombia con los Estados Unidos y en ningún caso confunde a las grandes fuerzas democráticas que en esa nación batallan por el mismo ideal de los demás pueblos con los grupos imperialistas cuya actividad es funesta, tanto para la democracia del Norte, como para la de otros países. El liberalismo entiende que la realidad de la amistad entre los Estados Unidos y los demás países de América tiene como bases principales la defensa conjunta de la estructura republicana y democrática, el intercambio comercial con ventajas equivalentes, a la no intervención en las determinaciones políticas internas. La política del buen vecino la acepta el liberalismo como una sincera colaboración de la nación del Norte en el proceso de desarrollo industrial de los países latinoamericanos.

-.-.-.-.-.-.-

Dirá en dos famosas intervenciones suyas:

a) El debate en 1929 contra la United Fruit Company conocido como La masacre de las bananeras y

b) El discurso titulado Nacionalismo e Izquierdismo:


- "El gobierno colombiano cierra sus oídos ante los hijos de su tierra, pero pide respetuosamente los informes a los americanos".


- "... para ellos (los oligarcas colombianos) la humanidad no existe. Existe sólo la necesidad de complacer el oro americano".


- "dolorosamente sabemos que en este país el gobierno tiene para los colombianos la metralla homicida y una temblorosa rodilla en tierra para el oro americano".


- "Yo sé bien que Colombia, como todo país débil, está amenazada por mil peligros y que necesita la fiereza brava de todos sus hijos para defenderla contra la avalancha del imperialismo".


- "Ni ahora ni nunca claudicará nuestro espíritu nacionalista. Hoy y siempre lo defenderemos porque creemos que las naciones latinoamericanas tienen un peligro cierto en los imperialismos. No ha existido un acto nuestro que no afirme a todas horas este alto sentido de nacionalismo".