miércoles, 18 de noviembre de 2009


Portada :: Opinión
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2009

Pocos dudan de que nosotros somos los buenos y los “piratas” los malos
Carta a la madre de Abdiweli Abdullahi Sheikh

www.askapena.org

Te escribo estas líneas sabiendo que es muy poco probable que las puedas llegar a leer algún día, aunque me gustaría que así fuera. Hablamos diferentes idiomas, tenemos diferente cultura, 6.500 km en línea recta separan Euskal Herria, un pequeño pueblo del que probablemente nunca hayas oído hablar, de las costas somalíes. Por mi parte, lo poco que sé (o creo saber) de Somalia es lo que he leído cuando una invasión gringa, una hambruna o algún incidente maritimo la convierte en noticia. Sin embargo, me gustaría conocer más de vuestra situación y, especialmente, que pudieras hablarnos de tu hijo preso, de sus problemas, del futuro que tenía en Somalia y de las circunstancias por las que según parece participó en el asalto al Alakrana. Tu testimonio, tu tristeza diaria, es importante, aunque no le pongamos rostro. A poca gente por aquí le importa. La empatía no es un valor en alza en estos tiempos y desde hace mucho perdió la partida contra el simplismo, la superficialidad y el acriticismo. Por aquí pocos dudan de que nosotros somos los buenos y los “piratas” los malos. “Seres desalmados” frente a “simples trabajadores” como el otro día resumió un tertuliano de esos que esparcen su prepotencia e ignorancia con la misma banalidad con la que se esparce la margarina en una tostada. Pensándolo bien, vuestros “piratas” son incluso afortunados en cierta medida. Casi nadie se cuestiona la etiqueta de “piratas” pero (todavía) no se les ha endilgado la de “terroristas”, aunque tal vez no haya mucha diferencia. Contra ambos todo vale, aunque dichas etiquetas se expidan de forma unilateral desde la arrogancia occidental. La audiencia tiene claro su cómodo e irreflexivo veredicto. Los ha declarado culpables, mientras degusta vuestros pescados sin saber siquiera de donde proceden.

Ver más: http://rebelion.org/noticia.php?id=95413