sábado, 7 de noviembre de 2009



Portada :: América Latina :: Golpe de estado militar en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2009


Rel-UITA / Rebelión


Miles de personas abarrotaron la plaza frente al Congreso Nacional esperando, sin resultado alguno, que los diputados restituyeran al presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya Rosales. Ante esta nueva medida dilatoria, el Frente Nacional Contra el Golpe de Estado decidió desconocer el proceso electoral y sus resultados, invitando a los candidatos que se han opuesto al golpe a retirarse de la contienda electoral, y a la comunidad internacional a mantener su posición de deslegitimación del régimen de facto y de las mismas elecciones.

“Es una decisión que tomó hoy la dirección colegiada de la Resistencia, porque no podemos continuar aguantando medidas dilatorias de los golpistas para poder acercarse cada día más a la fecha electoral –dijo Juan Barahona, miembro de esta instancia, durante la conferencia de prensa que tuvo lugar ante miles de personas que expresaron su conformidad con esta decisión–.

Ver más: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=94724


Portada :: América Latina :: Golpe de estado militar en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2009


El Clarín de Chile / Rebelión


En entrevista exclusiva con Clarín.cl Tito Ochoa Camacho, habla de la puesta en escena de: El Generalito en el contexto de la actual dictadura hondureña y sobre la obra: El Gran Golpe asegura: “es lo que llamaríamos teatro de agitación política, aspira a una acción inmediata, donde la gente tome una postura y que al mismo tiempo sirva como un divertimento, hacemos un teatro guerrillero”.

Tito Ochoa dirige Teatro Memorias, agrupación identificada con los Artistas en Resistencia, que junto a músicos y poetas han llevado su propuesta hasta los lugares más emblemáticos y combativos de Tegucigalpa: La Villa Olímpica (que fungió como Centro de Detención de la dictadura de Micheletti) o el barrio Divanna (primer asentamiento irregular y ahora bastión popular de la Resistencia capitalina). En estos días de circo y farándula golpista, hemos buscado en el arte una esperanza para sobrevivir: “El teatro tiene una función, poner enfrente los grandes problemas sociales para que la gente haga catarsis, ver que el personaje sufre y el público se identifique. Tenemos las bases del teatro de Bertolt Brecht hacemos que el espectador se convierta en participante activo de la representación”

MC.- Tito has presentado la obra de teatro “El Generalito”, en la Villa Olímpica de Tegucigalpa, en Santa Anna y en la colonia Divanna de Comayagüela, ¿por qué elegiste montar esta pieza de la dramaturgia chilena en Honduras?

TO.- Durante 25 años Honduras estuvo gobernada por los militares, con la obra El Generalito combatíamos los residuos de la dictadura que se encontraban después de los años 80, a pesar de que los militares no dirigían al Estado formalmente, sino los políticos neoliberales; ahora con el golpe de Estado volvemos a la época perdida. Le tengo un gran cariño al montaje de El Generalito, me recuerda los tiempos en que hacíamos ese tipo de teatro, y no es que sea para mí una actividad que no disfrute, básicamente es encontrarme con el público que no asiste a las salas de teatro, es gratificante ver la cara de los niños y los papás que se involucran con la historia y donde en un momento pierden la noción de la fantasía y la realidad de la actual dictadura de Micheletti.

Ver más: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=94723




Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2009

La anexión de Colombia a Estados Unidos



Cualquier persona medianamente informada comprende de inmediato que el edulcorado “Acuerdo complementario para la Cooperación y Asistencia Técnica en Defensa y Seguridad entre los gobiernos de Colombia y Estados Unidos”, firmado el 30 de octubre y publicado en la tarde del 2 de noviembre, equivale a la anexión de Colombia a Estados Unidos.

El acuerdo pone en aprietos a teóricos y políticos. No es honesto guardar silencio ahora y hablar después sobre soberanía, democracia, derechos humanos, libertad de opinión y otras delicias, cuando un país es devorado por el imperio con la misma facilidad con que un lagarto captura una mosca. Se trata del pueblo colombiano, abnegado, trabajador y luchador. Busqué en el largo mamotreto una justificación digerible, y no vi razón alguna.

Ver más: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=94714