sábado, 28 de noviembre de 2009

Elecciones o erecciones estilo Honduras


"Las elecciones son una trampa del monstruo bicéfalo de Romeo
Vásquez y Micheletti"-Roberto Sosa, poeta hondureño


Por: Roberto Quesada
::

Hace poco más de un año, el 4 de noviembre del 2008, fueron las elecciones en los Estados Unidos. Nos fuimos en familia a una escuela cercana, en donde Lucy votaría. Llegamos, no vi afuera ni adentro ni una patrulla, ni un policía, ni un soldado. Llegamos a la mesa y Robertito y yo nos hicimos a un lado para que Lucy pasara, los guardias de la escuela nos dijeron que podíamos pasar en familia al cubículo del voto. Un escritor no pierde esta oportunidad de ver este tipo de procesos. Entramos y Lucy marcó sobre Obama y otros y otras demócratas, luego bajó la palanca y así, sin mayores contratiempos, ejerció su sufragio.

Regresamos a casa y nos alistamos para asistir a un concierto de Joan Manuel Serrat, que nos invitó el pibe Néstor Lacoren, representante de Serrat y otros grandes artistas. El concierto estaba repleto, Serrat, ya para finalizar, dio una pausa y anunció una canción que se sobreentendió que llevaba referencia a lo que estaba aconteciendo en los Estados Unidos. ''Hoy puede ser un gran día'', y el público lo ovacionó, ovacionamos.

Luego Néstor nos presentó a Serrat. Lucy, mi esposa, le obsequió una camiseta con un dibujo en la que se lee `La Ceiba, Honduras'. A Joan Manuel dos cosas le llamaron la atención: la felicitó por su larga y brillante cabellera y le encantó un botón que Lucy lucía en el pecho: Obama/Biden. Luego Serrat se puso a jugar con Robertito al hi-five... Y viviendo esta escena tan tierna con uno de mis héroes musicales, la corazonada me decía que algo bueno y grande estaba sucediendo afuera.

Al salir al parqueo del Lincoln Center, pregunté a la gente si sabían algo, y un eufórico grupo respondió festivamente que Obama estaba arrasando. Allí celebramos el triunfo de la esperanza para los Estados Unidos y el mundo. Nos fuimos al Village a cenar, y todo tan en paz que no parecería siquiera que fuera día de elecciones.

Total contraste con estas elecciones que están por realizarse en Honduras, en donde una gran mayoría desconfía del proceso electoral. Esta mayoría está casi en erección, desesperada, a un paso del levantamiento. A raíz de mi artículo En Honduras: No botas ni botarás (Tiempo 19/11/09) me escribió desde San Pedro Sula mi primo, el abogado Héctor David Quesada, reclamándome que por qué yo estaba en contra de las elecciones.

Y no, no es que estemos en contra de las elecciones, por el contrario, es importante que haya más elecciones, incluso para consultarle al pueblo sobre asuntos relevantes como, por ejemplo, si es prioridad construir un aeropuerto o darle acceso a la salud a la gran mayoría, para que el pueblo forme parte directa de la administración del erario público, pues ese no debe ser de nadie sino del pueblo.

Las elecciones en Honduras van a realizarse en un gobierno de Facto, la ''ausencia'' temporal de Micheletti no es la desaparición, por arte de magia, de la dictadura. Al ausentarse Micheletti lo releva automáticamente Vásquez Velásquez, y viceversa.

Existe la militarización del proceso electoral mediante la utilización de la totalidad de los efectivos militares y policiales (16,000 y 14,000, respectivamente), más 5,500 reservistas militares como ''custodios'' electorales. A esto se le ha agregado la declaratoria de un estado de emergencia nacional ''para todas las actividades relacionadas con el proceso de las elecciones generales''. Por supuesto, esta emergencia implica la aplicación de mucho dinero. Existe pánico general y las renuncias están a la orden del día.

No existe libertad de expresión, los medios opuestos al golpe de Estado-Militar están bajo amenaza y vigilancia constante (Radio Globo, Radio Uno, Radio Progreso, Gualcho, etc.), el Canal 36, Cholusat Sur, ha sido bloqueado, hecho que admite el canciller de facto Carlos López Contreras: ''Si miramos al respeto de la libertad de expresión en cualquier parte del mundo y puede escuchar lo que dice el canal (36) a diario, usted se dará cuenta que en cualquier parte del mundo, con o sin elecciones, este canal hubiese sido suspendido''. Esto lo ha expresado en el sitio italiano de Internet Adnkronos Internacional (www.adnkronos.com).

Y sobre este tema, el 16 de noviembre el presidente Obama dijo en China que la libertad de expresión, la participación política, la administración de justicia y el respeto a las minorías o el reconocimiento del papel de la mujer en la sociedad son valores que Washington quiere promover. ¿No sería una total contradicción que Washington respaldara estas elecciones cuando desde el mismo gobierno de Facto se acepta la violación a la libertad de prensa?

El Estado de Derecho ha desaparecido, y esto lo ilustra muy bien el abogado, el ex Fiscal General y ex embajador en las Naciones Unidas, Edmundo Orellana, asegura que el Gobierno de Facto ha emitido tres decretos de cara a las elecciones ilegítimas, uno de ellos consiste en el llamado a que 5 mil reservistas se unan a las filas de las Fuerzas Armadas. Orellana sugiere que lo mejor sería reprogramar las elecciones generales.

Este golpe de Estado-Militar está sacando a flote cosas que quizá de otra forma no las veríamos tan claras, como que los países latinoamericanos cada vez son más independientes y ya no basta con que EE.UU. les haga un guiño equivalente a una orden para que ciegamente sigan las pautas que se les indique. Por supuesto, siempre existirán satélites, gente sin pudor que toma decisiones por pueblos enteros y se van a donde los arree el amo, afortunadamente son cada vez menos.
Así también hemos visto un Brasil que ha comenzado a ejercer su liderazgo en América latina, cuando antes lo veíamos en una especie de burbuja dentro del contexto latinoamericano.

Nadie desconoce que los Estados Unidos sigue siendo una potencia, y no es que haya perdido liderazgo en el hemisferio sino que quizá en términos reales no lo ha tenido: han confundido liderar con esclavizar. Y sí podría ser líder en el continente americano, pero respetando los espacios de cada país. Liderazgo es convencer con ideas las sendas que juntos debemos recorrer, no el uso del garrote y la compra de conciencias para lograr sus objetivos.
Lo que deben de entender los golpistas es que no sólo se trata de la restitución del presidente Zelaya sino que es revertir el golpe de Estado-Militar, pues como dice el dicho: ''Cuando las barbas de tu vecino veas rasurar, pon las tuyas a remojar''. Y ningún país quiere que le den golpe de Estado-Militar y luego lo legitimen con elecciones ilegítimas.

Esta lucha de revertir el golpe de Estado-Militar en Honduras no es sólo expulsar a Micheletti y a Vásquez Velásquez, es también rematar a Pinochet, Somoza, Mussolini, Franco, Stroessner, Trujillo, y, por supuesto, a cualquier aspirante a Hitler que desee jugar a un nuevo Holocausto.

Roberto Quesada: Escritor y diplomático hondureño.