sábado, 10 de octubre de 2009

Zelaya: Hay más de un centenar de asesinados

En entrevista exclusiva a PANORAMA, el presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, manifestó ante la situación política de su país: “¿Qué más puedo ceder si ya estoy derrocado? Lo que estamos tratando de hacer con la comunidad internacional es revertir el golpe de Estado para dar una lección a los que intentan usar este procedimiento como salida política, que si quitan a un presidente de forma irregular, el pueblo y la comunidad internacional, lo vuelve a colocar para que no se repita el fenómeno. Ésa es la intención”. Vía telefónica desde la embajada de Brasil, el presidente Manuel Zelaya, dijo a PANORAMA que no cree en la mesa de negociación de la OEA instalada en Honduras.

“Estamos viviendo una represión física y psicológica muy grande”, dijo el presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya en conversación exclusiva con PANORAMA desde la Embajada de Brasil. Pidió medidas comerciales más fuertes.

A casi tres semanas de haberse refugiado en la Embajada de Brasil en Tegucigualpa, rodeado de presiones el presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, insiste en mantener resistencia hasta ser restituido en su cargo.

Ayer, mientras se reunía con sus negociadores en la mesa de diálogo que instaló la Organización de Estados Americanos (OEA) conversó de manera exclusiva, vía telefónica, con PANORAMA, el primer diario venezolano que logra entrevistarlo a 106 días de haber sido derrocado. “Practico el diálogo como una forma democrática”, dijo.

¿Cuál es la situación actual que está viviendo su pueblo y usted dentro de la Embajada de Brasil ?

—Estamos viviendo una represión física y psicológica muy grande, la mesa de diálogo que instaló la OEA ya inició su trabajo y no tengo ninguna esperanza.

—¿Qué éxito puede tener para usted la mesa de diálogo?

— No tengo ninguna esperanza en la voluntad del tirano (refiriéndose a Roberto Micheletti), pero siempre practico el diálogo como una forma democrática, así que estamos en eso.

—¿Cuánto está dispuesto a ceder para que la normalidad regrese a su país?

— Qué más puedo ceder si ya estoy derrocado. Lo que estamos tratando de hacer con la comunidad internacional es revertir el golpe de Estado para darle una lección a los que intentan utilizar este procedimiento como salida política, que si quitan a un presidente de forma irregular e ilegal, el pueblo y la comunidad internacional lo vuelve a colocar para que no se repita el fenómeno. Ésa es la intención.

—¿Cómo evalúa el papel que ha jugado la comunidad internacional para resolver la situación en Honduras?

— Ha sido un papel claro y evidente, pero no se ha logrado revertir la voluntad de los tiranos que dieron el golpe de Estado, quiere decir que hay una impotencia en este sentido. Hay que tomar mayores medidas en el área comercial.

—¿Cómo cuáles serían esas medidas?

—Las que ha propuesto tanto la OEA y las Naciones Unidas. Ahora si adoptaran medidas económicas y comerciales más fuertes, revertirían el golpe en horas.

—¿Y la participación de EE UU cómo la evalúa?

— Cada día que pasa el régimen militar se debilita y en eso la comunidad internacional ha tenido un papel importante.

— ¿Le pregunto y la intervención de EE UU cómo ha sido?

— Le contesto en ese sentido porque ellos forman parte de la comunidad internacional.

—¿Cuán golpeado ha estado su pueblo a más de 100 días de estar fuera del Gobierno?

— Hay más de un centenar de personas asesinadas en noventa días, dos mil quinientos presos políticos que no es permanente sino que los capturan y a la semana los vuelven a sacar, unas cuatrocientas personas lesionadas, heridas fuertemente y el tejido social ha quedado golpeado con esta irrupción de la fuerza militar en el país.

Fuente: www.panorama.com.ve