sábado, 31 de octubre de 2009


Portada :: América Latina :: Golpe de estado militar en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2009




Los esfuerzos, sacrificios y pérdidas de vidas humanas sufridas por el pueblo hondureño que ha tenido que enfrentarse a estos golpistas, que no pudieron llegar a conformar una personalidad coherente con la posmodernidad y que con sus actitudes retrógradas lograron superar los efectos nefastos del Huracán Mitch, que abatió sin misericordia a nuestro país y la región centroamericana. El júbilo no debe impedirnos hacer un balance de las lecciones aprendidas en estos cuatro meses de tensión y sufrimiento inmerecidos del pueblo hondureño. Es necesario dejar bien claro y con el fin de que estas situaciones no se vuelvan repetir, el papel jugado por algunos actores que han salido peor parados en este conflicto, como son:

1. El ejército y la policía nacionales, que una vez más han demostrado la invalidez de sus roles a favor de la patria, al haber quedado explícita la crueldad y saña con las que nos reprimieron, con excesiva creatividad y violencia, a pesar de que como pueblo actuamos desde una propuesta persistente de no violencia. Hay que aclarar que esta situación los deslegitima para que sigan actuando como los únicos garantes de un proceso electoral, por lo que será necesario identificar a los actores idóneos para observar, supervisar y auditar su rol. Sin perjuicio de generar los mecanismos preventivos para evitar una nueva traición al pueblo hondureño por parte de estos dos entes que han disfrutado con el dolor del pueblo. Hay que señalar la vergüenza que nos produjo ver como la policía y el ejército incluso se adelantaron al cumplimiento de órdenes que iban a emanar o actuaron a pesar de los vacíos de “mandatos legales”, como en el caso del asalto a los medios de comunicación. Hay que reconocer que será necesario el seguimiento legal de los delitos cometidos ante los tribunales nacionales e internacionales.

Ver más: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=94305