viernes, 16 de octubre de 2009




Conversación telefónica mantenida el miércoles 14 de octubre


El pasado 28 de junio, militares, con el apoyo de políticos, derrocaron al presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales. Desde el 21 de septiembre, el mandatario se encuentra refugiado en la Embajada de Brasil de Tegucigalpa. Ahora, dos comisiones negociadoras se reúnen en busca de una salida a la crisis.

Señor presidente, a pesar de que durante su última visita a Tegucigalpa la OEA ha pedido al dictador Micheletti que le restituya su cargo de presidente, la Embajada de Brasil continúa rodeada de militares y policías; desde los andamios, soldados encapuchados están filmando el interior; hay francotiradores en los tejados, se les prohíben alimentos y productos sanitarios y otras medidas represivas. En esta situación ¿de qué tipo de “negociaciones” se trata entre su comisión y la del dictador Micheletti?

Después del golpe de Estado han violado la Constitución y los derechos humanos. Además, han roto el tejido de confianza en Honduras. Desarrollan cualquier acto contrario para la sociedad de Honduras, rompen la paz y están atentando contra las elecciones legales de nuestra democracia.

Ver más: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=93395