viernes, 2 de octubre de 2009


Minga latinoamericana por la Liberación de La Madre Tierra y contra el Calentamiento Global
Con el Auto 004, la Corte Constitucional ha sido enfática en afirmar que el conflicto armado colombiano viene amenazando con el exterminio cultural o físico de numerosos pueblos indígenas del país. Reafirmando que en el curso de la última década, el conflicto armado, reorientado por actividades relacionadas con el narcotráfico, que se desarrolla en Colombia se ha convertido en el principal factor de riesgo para la existencia misma de docenas de comunidades y pueblos indígenas a lo largo del territorio nacional, situación que ha sido la causa principal del desplazamiento de los indígenas.
Afirma la Corte que “…El problema del desplazamiento forzado interno en Colombia, (…) tuvo inicio en la década de los años ochenta…”; indicando “…que La situación es tan preocupante, que en distintas oportunidades la Corte Constitucional la ha calificado como, a) “un problema de humanidad que debe ser afrontado solidariamente por todas las personas, principiando, como es lógico, por los funcionarios del Estado”; b) “un verdadero estado de emergencia social”, “una tragedia nacional, que afecta los destinos de innumerables colombianos y que marcará el futuro del país durante las próximas décadas” y “un serio peligro para la sociedad política colombiana”; y, más recientemente, c) un “estado de cosas inconstitucional” que “contraría la racionalidad implícita en el constitucionalismo”, al causar una “evidente tensión entre la pretensión de organización política y la prolífica declaración de valores, principios y derechos contenidas en el Texto Fundamental y la diaria y trágica constatación de la exclusión de ese acuerdo de millones de colombianos”