miércoles, 7 de octubre de 2009

07-10-2009



Ranjit Devraj
IPS

India enfrenta su peor sequía en cuatro décadas, y se agudiza una disputa por los recursos hídricos entre los agricultores de Kala Dera, en el occidental estado de Rajastán, y la embotelladora local de Coca-Cola.

Los agricultores y activistas de Kala Dera que reclaman la clausura de la fábrica de la marca mundial de bebidas gaseosas, afirman que si no logran cerrarla este año, tan azotado por la sequía, probablemente nunca lo hagan.

Kala Dera se ubica a 40 kilómetros de Jaipur, capital del árido estado de Rajastán, una de cuyas principales atracciones es el desierto de Thar, considerado el séptimo más grande del mundo y el tercero de Asia.

"La gente que administra la planta de Coca-Cola es enormemente influyente, y cuenta con el respaldo de políticos del (gobernante) Partido del Congreso y del (opositor) Partido Bharatiya Janata", dijo el activista y agricultor Rameshwar Prasad Kudi, en entrevista telefónica con IPS desde Kala Dera.

"Pero nosotros tenemos al pueblo de nuestro lado y continuaremos presionando para que se clausure la fábrica", agregó.

Kudi, integrante de la organización local Kala Dera Sangharsh Samiti, dijo que se violaron varias reglas y normas cuando se autorizó instalar una embotelladora de bebidas en una zona con tradicional escasez de agua.

Y lo "obsceno" es que siguiera funcionando como de costumbre en medio de una severa sequía.

Según estimaciones difundidas a fines de septiembre por el Departamento Meteorológico Indio, las sequías de este año pueden ser las peores desde 1972, por la débil temporada de vientos monzónicos, que entre junio y septiembre aportan lluvias vitales para 60 por ciento de la agricultura del país.

Ver más: http://rebelion.org/noticia.php?id=92830