viernes, 11 de septiembre de 2009

La petición de castigo para las Farc causó la reacción de la senadora colombiana
El presidente colombiano, Álvaro Uribe, deberá responder por crímenes cometidos durante su Gobierno ante la Corte Penal Internacional (CPI) a la que “seguramente” llegará antes de que la guerrilla de las Farc, estimó ayer la senadora opositora Piedad Córdoba.

“Algunos funcionarios dicen que las Farc van rumbo a la CPI, pues yo creo que muy rápidamente les irá a hacer compañía el presidente Uribe. Seguramente, el Presidente llegará primero que ellas”, dijo la senadora, facilitadora de un canje de rehenes por rebeldes presos.

Córdoba respondió así a funcionarios del entorno de Uribe quienes indicaron que denunciarán a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) ante la Corte Penal Internacional por mantener encadenados a 24 policías y militares que mantienen como rehenes desde hace varios años.

Córdoba fungió en el pasado, junto al presidente venezolano Hugo Chávez, como mediadora de un canje de rehenes de las Farc por unos 500 rebeldes presos, pero esa función fue cesada abruptamente por Uribe, quien argumentó injerencia en asuntos internos por parte de Venezuela.

La senadora acusó a Uribe de “perpetuar el dolor de los secuestrados y sus familias” al negarse a suscribir un acuerdo humanitario pues, para su Gobierno “no vale lo mismo la vida de los policías y militares secuestrados que la de la política Ingrid (Betancourt) y tres estadounidenses”, dijo.
La presencia de la congresista ha sido exigida por las Farc para la liberación unilateral de dos militares, anunciada desde mediados de abril.

Inicialmente, Uribe se negó a aceptar dicha solicitud, y el 8 de julio la condicionó a que la guerrilla marxista libere unilateralmente a 24 uniformados en su poder y entregue los restos de otros tres muertos en cautiverio.