martes, 1 de septiembre de 2009

Suecia honró al maestro Abreu

Un nuevo reconocimiento internacional enaltece la labor del maestro José Antonio Abreu. El ilustre venezolano recibió el Premio Polar, de manos del rey de Suecia, Carlos XVI Gustavo Bernadotte, en una ceremonia que congregó, en Estocolmo, a políticos de toda Europa y a distinguidas personalidades de la cultura.

Texto: Agencias

Jan Eliasson, antiguo secretario general de las Naciones Unidas y ministro de Asuntos Internacionales sueco, resumió la obra de Abreu, en un emotivo discurso. "La música es una fuerza liberadora, expande las mentes, abre nuestros corazones, nos inspira a ser mejores. Allí radica el peso del premio (...) que es muy importante no sólo para los venezolanos, si no es un poderoso mensaje para todos los gobernantes y las comunidades".

Las primeras palabras solemnes las tuvo Jan Eliasson, antiguo secretario general de las Naciones Unidas y ministro de asuntos internacionales sueco, quien se refirió de Abreu diciendo: "La música es una fuerza liberadora, expande las mentes, abre nuestros corazones, nos inspira a ser mejores. Allí radica el peso del premio concedido a José Antonio Abreu que es muy importante no sólo para los venezolanos, si no es un poderoso mensaje para todos los gobernantes, todas las comunidades y a nosotros mismos".

Luego de recibir la salutación del Rey, el fundador del Sistema Nacional de las Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, inició su discurso reconociendo la labor de "todos aquellos abnegados educadores musicales" que lo han acompañado, durante más de tres décadas, en la construcción y desarrollo del Sistema Nacional de las Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.

"El Sistema de las Orquestas, incorpora hoy a más de 300 mil niños y jóvenes de medianos y bajos recursos, en la totalidad de las provincias de nuestro país. Nos mueve, hoy más que nunca, el decidido propósito de dignificar, mediante la formación musical, a los niños, niñas y adolescentes en situación de calle, a la población juvenil infantil escolarizada en las escuelas primarias y liceos públicos; a los jóvenes y niños adolescentes afectados por graves discapacidades físicas y mentales".

También nos mueve dignificar —continuó— a los jóvenes reclusos de ambos sexos que en el seno de las cárceles adquieren las destrezas necesarias para ejecutar instrumentos musicales y adiestrar sus voces, mientras aguardan ansiosamente su reinserción en la comunidad como profesionales de la música.

"La pobreza material será rotundamente vencida por aquella sublime riqueza espiritual que germina por y en la música. Justicia social y justicia cultural, constituyen dos vertientes de una sola e indisoluble dimensión", señaló el maestro al tiempo que el público estallaba en aplausos poniéndose de pie.

Durante el agasajo se proyectó una filmación explicativa de la labor del Sistema de Orquestas en Venezuela, donde Gustavo Dudamel —quien no pudo acudir por tener una serie de conciertos en la ciudad sueca de Gotemburgo—, envió un saludo a Abreu diciendo que "como maestro es el mejor maestro"