lunes, 28 de septiembre de 2009


ABN.-

El presidente constitucional de Honduras, José Manuel Zelaya, denunció y condenó la muerte de la joven Wendy Elizabeth Ávila causada por fuerzas represoras del régimen de facto en Honduras durante una manifestación cerca de la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

“Queremos manifestarnos con molestia e indignación, en nombre del pueblo hondureño, por la muerte de esta joven provocada por los gases tóxicos disparados frente a la embajada de Brasil, en una manifestación pacífica por la democracia”, expresó Zelaya.

Destacó que en 92 días del gobierno de facto de Roberto Micheleti, registran más de una cien personas asesinadas y torturadas, y cientos de presos y detenidos, y decenas de heridos en los hospitales de forma permanente.

Además, el presidente hondureño, refugiado en la embajada de Brasil, repudió un decreto del gobierno de facto, en el que suspenden por 45 días prorrogables las garantías constitucionales.
“Este decreto transforma a este régimen, no sólo en el que dio un golpe de Estado y que viola los derechos humanos todos los días, sino en un régimen dictatorial que se presenta como una tiranía venciendo nuestras conquistas y derechos humanos”, manifestó Zelaya.

En este sentido, convocó a a la resistencia hondureña a que se manifieste durante 24 horas continua para reclamar sus derechos.

Más de 270 tomas se realizaron durante los primeros 30 días protestando contra el golpe de Estado y exigiendo la restitución en el poder de Zelaya.