domingo, 13 de septiembre de 2009


Portada :: Mundo :: Golpe de estado militar en Honduras

13-09-2009

Entrevista con Miriam Miranda líder del Frente Nacional de Resistencia al golpe y de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH)

Tortilla con Sal/Rebelión

Entrevista realizada en el día 69 de la resistencia contra el golpe, poco antes de la la primera Asamblea del Frente que se hizo el día 6 de septiembre 2009


TcS : Una pregunta que está en la mente de mucha gente en la región ahora es ¿qué va a pasar en Honduras ya que ha empezado el proceso que va a conducir a las elecciones espurias del 29 de noviembre? Todavía no ha regresado el Presidente legítimo de Honduras, Presidente Manuel Zelaya Rosales. Del punto de vista de usted Miriam, ¿qué implica eso en términos de la situación política en el país?

MM: Bueno, hoy estamos a sesenta y nueve días ya de resistencia y creo que es importante a mencionar el hecho de que la gente, el pueblo sigue movilizándose. Ayer hubo una movilización muy importante. La gente sigue en las calles. Sigue desarrollando actividades a nivel del país no solamente en el capital de la república. De hecho, el gobierno de facto, es decir, los golpistas, la derecha y extrema derecha de Honduras y de Centroamérica, del mundo, América Latina apuestan a que el proceso electoral se convierta en algo que juega un papel mediático para ellos en la lucha contra ellos los golpistas y en la lucha a favor de la restitución de la institucionalidad en el país. Ellos están apostando a eso. Por eso fue que efectivamente han convocado y han declarado con júbilo el primero de septiembre como el primer día del inicio de la campaña política.

Creo que en Honduras estamos viviendo una situación inédita, una situación que no se esperaba. El pueblo hondureño realmente, realmente está comenzando a hacer un proceso de levantamiento de la mente, del pensamiento. Está pensando en una forma diferente. Esa es una cosa positivísima. Si ha habido una cosa que ha sido valiosa, verdad, en este golpe de estado, es que el pueblo hondureño está empezando a pensar que las cosas no son blanco y negro, que hay una situación que ha habido viviendo el país con una oligarquía, con un poder fáctico mercenario, de lo peor, verdad.

Yo creo que en ese sentido por primera vez en la vida también se empieza a cuestionar el proceso electoral. Estamos hablando de la gente en las comunidades, gente en el pueblo, en las calles que dicen "¿por qué? ¿para qué unas elecciones, cuando cualquiera que gane también lo va a sacar el ejército?", ¿no? Y este hecho es importante porque si hay a nivel de las comunidades, si hay a nivel de las organizaciones posiciones muy, digamos así, firmes en que no debe de ver un proceso electoral, que no debe de votarse y aparte a que hay gente en su casa que están pensando "no vamos a votar, no voy votar", hay un número muy alto ya de la población hondureña que no piensa votar.

Entonces a todas luces este va a ser un proceso electoral -si es que se da, porque creemos nosotros que no debe darse, que no hay condiciones para elecciones en el país hasta que se restituye Manuel Zelaya- y si se da es un proceso electoral donde no van a votar la gente y solo van a poner a un presidente de dedo pues, o sea que el poder está en las manos del ejército y ellos ya le han dado el visto bueno al Tribunal Nacional Electoral y por supuesto la derecha, ¿no? los partidos políticos bipartidistas, el Partido Liberal y el Partido Nacional, históricamente.

Entonces yo creo que ahorita nos encontramos en una nueva coyuntura por este proceso de resistencia a partir del momento en que se ha iniciado este proceso electoral, en abierta violación a todos los, digamos, no solamente acuerdos sino a todos los pronunciamientos a nivel mundial que dicen que no se va a reconocer cualquier presidente que gane en estas condiciones. Pero ellos están apostando como la última carta - yo lo siento así - de que para llamar a la calma, que la gente van a ir a las elecciones y que estará terminado el asunto.

Están totalmente equivocados. Totalmente equivocados porque la gente se va a preparar para no ir a elecciones, para boicotear a las elecciones. Eso es una de las cosas que la gente está pensando y puede ser de una manera muy tranquila, muy callada, de únicamente no llegar a las elecciones.

Entonces yo creo que se están volviendo a equivocar con este pueblo hondureño, la derecha. Y esa es una de las cosas que me parece que es importante rescatar también de este proceso, que cada día se vuelve más... efectivamente hay un proceso que se está volviendo de más días, pero también se vuelve más interesante la lucha y la resistencia porque ahora más que nunca el pueblo hondureño se está preparando para instalar una Asamblea Nacional Constituyente.

Esa es la consigna. Ese es el objetivo. Y ese es el paso que tenemos que dar. Y yo creo de que lo hemos ganado como hondureños. El pueblo hondureño ha ganado el derecho a construir un nuevo proceso, un proceso de cambio, a generar un proceso de cambio diferente en este país. Y yo creo que es una de las cosas más importantes que ha generado y que ha dejado realmente este golpe de estado.

Ver más: http://rebelion.org/noticia.php?id=91382