sábado, 5 de septiembre de 2009

Los bocadillos nocturnos pueden aumentar el peso corporal
Las visitas de medianoche al refrigerador pueden tener consecuencias peores que una indigestión, según un estudio que indica que la hora de una comida afecta si las calorías irán a las caderas o serán quemadas. Los ratones alimentados durante el día, cuando deberían estar dormidos, ganaron más peso que los que recibieron comida durante la noche, según la investigación de Fred Turek y sus compañeros de equipo en la Northwestern University de Illinois. La diferencia de peso llegó a un 7,8 %, a pesar de que los ratones fueran alimentados con cantidades idénticas de comida y ejercitaran lo mismo. “Simplemente modificando la hora de comida se afecta enormemente el peso corporal”, escribieron. “Los ratones alimentados con una dieta grasosa durante el tiempo ‘correcto’ de comida pesaron menos que los alimentados durante el tiempo en que la alimentación es normalmente reducida”, señalaron. La persona perderá peso si logra cambiar la hora de las comidas. Se podría comer más en el día, pero quitar el helado nocturno.