martes, 29 de septiembre de 2009

Laureano Márquez le escribe a Micheletti…
Texto: Domingo Alberto Rangel Mantilla

Laureano Márquez en uno de sus últimos editoriales le dirige en broma carta abierta a Roberto Micheletti, el golpista de Honduras.

Nada particular porque cada quien puede hacer de su camisa un saco y si el humorista le quiere escribir a Goriletti, allá él. Sin embargo, el contenido de la carta causa risa por más serio que pretenda ser aún siendo en broma.

Sucede que Laureano, como todo político inteligente que no quiere comprometerse, que lo es aún siendo humorista, se apoya en otra persona para anunciar lo que está a la vista: Que Roberto Micheletti es un dictador y que si no ha actuado de la misma manera que Pinochet en Chile es porque treinta y seis años de luchas por los derechos humanos no han sido en balde.

Laureano dice en su editorial que quedó convencido de que los venezolanos tenemos más puntos de encuentro que discrepancias después de escuchar al periodista Vladimir Villegas en un programa radial de la profesora Colomina, donde el ex presidente de VTV afirmó que Micheletti es un dictador porque comete al menos dos de las acciones propias de los tiranos: Reprimir, los partidarios de Manuel Zelaya, su antagonista constitucional; y dos, cerrar un canal de TV.

El humorista y político finalmente y mediante este largo circunloquio admite que Roberto Micheletti es un dictador con lo cual es el primer dirigente de la oposición unitaria que acepta una realidad tamaño catedral.

Hasta aquí todo estaría bien si Laureano fuese un editorialista que casi nunca es invitado a las reuniones de la Mesa Unitaria opositora.

No es así y la misiva de Laureano llama la atención en dos cosas.

Una, que la carta se la dirija un hombre tan inteligente, como lo es Laureano, a un golpista a quien define como dictador. ¿Será que Laureano Márquez le dirigió misivas similares a Pinochet, Videla y otros gorilas que precedieron a Micheletti en el oficio, a lo mejor con la esperanza de que los tiranos le hicieran caso y modificaran sus comportamientos violatorios de los derechos humanos?

He dicho y estoy dispuesto a certificar que Laureano es una persona inteligente y viva; de manera que el segundo punto me parece más curioso que el anterior. Sucede que la carta que Laureano le dirige a Micheletti —y a los militares hondureños que lo acompañan en el golpe de Estado— recordándoles que algún día saldrán del poder y afrontarán el juicio de la historia… en realidad ha debido dirigirla a sus amigos de la Mesa Unitaria que llevan tres meses mirando para el techo cuando alguien recuerda lo que está sucediendo en Honduras.
Es que me pregunto yo ya que Laureano no lo hace: ¿Pueden quienes se presentan como alternativa en Venezuela, apoyar, recomendar o simplemente alegrarse con lo que está sucediendo en Honduras?

Los integrantes de la llamada Mesa de Unidad, aparte de parecer que no tienen muchos principios, en realidad se han convertido en un club de politiqueros incapaces siquiera de aprovechar que entre sus amistades tienen gente inteligentes como Laureano Márquez.
No lo hacen y no lo pueden hacer porque no son alternativa al socialismo del Gobierno y tampoco lo harán porque sólo les queda tiempo para pensar en las pocas, óiganlo bien, pocas curules, que van a sacar el 2010. Curules que, por lo visto, se las prestarán los cultores de la antipolítica que desde los medios han convertido en verdaderos peleles a quienes antaño parecían políticos.
¡Qué vergüenza!

Abogado / internacionalistadoalra@yahoo.com