lunes, 28 de septiembre de 2009

Las artes de luto por Bernardo
Texto: Hugo Carrizales Bravo

El hijo de la artista Lía Bermúdez falleció ayer en la madrugada. Su legado está en sus pinturas.
El ambiente artístico y cultural de la región está de luto por el fallecimiento, ayer en la madrugada, del maestro del arte popular Bernardo Antonio Bermúdez González, hijo de la gran artista caraqueña Lía Bermúdez.

Su talento, pasión y fe cristiana están impresos en cada una de sus obras, entre las que destacan: El nazareno, Virgen del Rosario, y Virgen de Chiquinquirá, entre otras.

“Fue un artista que traspasó sus limitaciones físicas. Tenía una sensibilidad única. Su legado resulta una proclama absoluta de belleza, fe y superación”, manifestó Arnaldo Pirela, director del Teatro Baralt.

En una oportunidad el maestro del cinetismo Jesús Soto, asiduo comensal de la familia Bermúdez, le dijo a Bernardo: “Tú eres un artista. Dedícate a pintar y no hagas más nada. Como hago yo”.

Con la obra Corazón de María, el artista impresionó a los conocedores del arte popular, en la III edición de la Feria Internacional de Arte y Antigüedades de Maracaibo (Fiaam) 2006.
La artista Ofelia Soto se refirió para entonces sobre las obras de Bernardo Bermúdez: “Las escenas más dramáticas de la tradición cristiana son un espejo para él. Su necesidad de transcender es más hondo si se compara con otro artista”.
Con 58 años este luchador contra la parálisis cerebral dejó un legado que quedará incólume en el tiempo.