lunes, 28 de septiembre de 2009

La Verdadera Esperanza es el Gran Sur

Por: Eva Golinger

Ante la 64 Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, el Comandante Presidente Chávez destacó que ya no olía a azufre, sino a esperanza. Se refería a su discurso del año 2006, cuando llamó al ex Presidente George W. Bush un "diablo" que había dejado el escenario de la ONU oliendo a "azufre". Cordialmente, este año el Comandante Presidente llamó a Obama un "hombre inteligente", pero mantuvo sus críticas frente a las políticas estadounidenses, incluso preguntando si existían "dos Obamas" - él del discurso decente y él de la militarización de América Latina, entre otras agresiones recientes.

Pero el olor a esperanza de la cual se refería el Comandante Presidente no era por Obama, sino por los grandes cambios que se están generando desde el Sur. En su discurso ante la ONU en el 2006, el Comandante Presidente habló de la integración y cooperación Sur-Sur que apenás estaba comenzando. Declaró que "Hay un amanecer en el Planeta y se ve por toda partes, por América Latina, por Asia, por Africa, por Europa, por OceaníaÂ…"

Tres años después, existen el ALBA, la UNASUR, Telesur, Petrocaribe y ahora, la primera cumbre Africa-Suramérica en América Latina - instrumentos extraordinarias para construir ese nuevo mundo multipolar, sin la hegemonía imperial.

Ilustrando la grandeza de la revolución irreversible en América Latina que está logrando "cambios profundos en democracia", el Comandante Presidente recordó la letra del cantautor cubano Silvio Rodríguez, "la era está pariendo un corazón".

Ese corazón, que palpitra desde América Latina, es la verdadera esperanza para los pueblos del mundo.