sábado, 26 de septiembre de 2009

Honduras
Un paso adelante...
El regreso intempestivo del presidente hondureño Manuel Zelaya al país y su posterior refugio en la Embajada de Brasil reacomoda el tablero político en el subcontinente y preanuncia una situación no definida todavía en cuanto a las perspectivas integracionistas consagradas por la UNASUR y el Consejo Sudamericano de Defensa.

Por: Jorge Luis Ubertalli*
::(*) Periodista y esccritor argentino

A la llegada de Zelaya el 21 de septiembre a la Embajada brasilera en Tegucigalpa y sus posteriores declaraciones que incluyeron un llamado al pueblo a concentrarse alrededor de la sede diplomática, le siguió, como era de esperarse, una dura represión por parte de policías, militares y paramilitares contra la población que costó un número todavía indeterminado de muertos, una casi centena de heridos, mas de 300 detenidos en estadios deportivos que fungen cual campos de concentración, el cierre de emisoras y medios de información no manipulados por los golpistas y nuevas sublevaciones populares pacíficas que preanuncian mayores actos de represión y nuevos toques de queda