domingo, 6 de septiembre de 2009

El poeta Blas Perozo Naveda

_____________________________________________________________

BLAS PEROZO NAVEDA: Nació en Falcón-Zulia, el 9 de noviembre de 1943. Luego se residenció en Maracaibo. Ha ejercido como profesor de la Universidad de los Andes. Libros publicados: Caín (Universidad del Zulia, Facultad de Humanidades, 1969). Babilonia (Universidad del Zulia, Facultad de Humanidades y Educación, 1971). Maracaibo City (J & B Editores, 1983). Mala fama (Comisión Presidencial para el Bicentenario del Natalicio del General Rafael Urdaneta, 1988). Mala lengua (Universidad del Zulia, Editorial Universitaria, 1989). El río el rayo (Monte Avila Editores Latinoamericana, 1993). . El doble de Blas Perozo Naveda, yace en el Cementerio Redondo; el otro: el malo, el Naveda, el profesor, el ensayista, el poeta, Caín, mora en el Cementerio Cuadrado de Maracaibo. Si se entienden estas disyuntivas familiares de ultratumba, fácilmente puede justificarse una conducta dislocada, anti-espiritista y provocadora en vísperas de ciclón. Esto lo toleran los padres (los muy comprensivos), que hasta ahora han sido los mejores críticos de su obra. El poeta Blas Perozo Naveda, se adscribe a una generación posterior al grupo Apocalipsis de Maracaibo. Para romper con ellos, su poesía toma aliento de la poesía Beatnik, y de los poeta venezolanos de más reciente aparición, Caupolican Ovalles y Víctor Valera Mora. Ya no es la serpiente sonora, envolvente y tierna al oído, que propone Apocalipsis, en equilibrio de formas poéticas que proceden del surrealismo francés y de La Madrágora chilena. Otro es su sonido: caos cataclísmico de la palabra, espíritu vengativo y burlón. Sin duda se trata de una nueva óptica para enfocar el desenfado y la blasfemia. Su poesía indomable es asidero posesivo pero lo huidizo, llámese acto vital trascendido. Ella restituye oposición a lo abismal, y aspira a perpetuarse en otras realidades más tangible y quemantes. En brasa que cae de otros cielos, e inventa su propia superficie de deslizamiento. La épica de Blas Perozo Naveda, no escribe batallas apatratosas, sino pequeños cataclismos cotidianos en el mundo de Caín, donde su vocablo es libelo violento, ilustrado con fechorías amorosas. La muerte no le arredra, ni siquiera ante su presencia segura en higoy catafalco. ****Tomado de la portada del libro “Date por Muerto que Sois un Hombre Perdido. Blas Perozo Naveda. Ediciones la Draga y Dragón. Editorial Multicolor c.a. Mérida, Enero de 1974.