miércoles, 16 de septiembre de 2009




Juan Martín Del Potro se convirtió en el tercer argentino que gana el Abierto de Estados Unidos. Derrotó al suizo Roger Federer, a quien le gustaría emular.
Juan Pablo Azuaje

Las lágrimas invadieron el rostro del argentino Juan Martín Del Potro, quien acompañado por los más de 23.000 mil asistentes a la cancha Arthur Ashe, de Nueva York, celebró el triunfo del Abierto de Estados Unidos ante su mayor ídolo, el suizo Roger Federer.

Fue una doble satisfacción por llegar a la gloria del tenis y superar un empinado camino. En la vía para el triunfo se topó con el número uno (Federer) y el número tres del mundo (Nadal).

Pero fue el choque final ante “El expreso suizo” el que lo catapultó hasta el quinto puesto del ranquin ATP.