lunes, 14 de septiembre de 2009

Texto: Alexis Blanco

Amigos y familia tributaron, ayer, un homenaje al fallecido ex colaborador de PANORAMA.
A un año de su partida, a Vidal Argenis Chávez López, “El Chino”, aún se le recuerda con humor y con cariño. Ayer, en el Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez (Camlb), un grupo de amigos, junto con sus familiares, le tributaron un merecido homenaje.

Al ex articulista de opinión de este diario sólo se le puede rendir tributo a través de su principal herramienta de trabajo: el humor. Hubo risas, algunas lágrimas y mucha honestidad en las palabras de quienes intervinieron en el encuentro, llevado a cabo en la sala audiovisual.

Otro columnista de este diario, el poeta Blas Perozo Naveda, improvisó como animador del encuentro. Recordó a su paisano, también oriundo del estado Falcón y, en cada evocación, surgía la grata mezcla de risas y nostalgia. La tristeza sabe escribir sus propios versos.

Por eso, en cierto momento, el poeta, junto con el escritor César Chirinos, igualmente nacido en las tierras áridas, evocaron el humor de “El Chino”, hombre un tanto taciturno y parco, pero dueño del don de la palabra. Su último libro, El conde Montesquiú, constituyó un demoledor análisis del lenguaje político.

Su viuda bien amada, Luisa Arrieta Molero, también evocó anécdotas plenas de saudade. Allí estaban sus tres hijos, Ana Cristina, Gabriel y Luisa, los tres, periodistas. Parece uno de esos textos de “El Chino”: