miércoles, 16 de septiembre de 2009

Desde agosto, se han importado 145 mil toneladas del endulzante, de las 510 mil necesarias
Al país ha entrado sólo el 30% del azúcar requerida
Texto: Sirlene Araujo Díaz
En noviembre arranca la zafra criolla. Estiman que la producción nacional seguirá cayendo. 2010 es el año de la recesión del rubro.

Desde la primera semana de agosto —cuando empezó a ingresar el azúcar importada al país— hasta la actualidad, han entrado 145 mil toneladas de azúcar, menos del 30% de la cantidad requerida que supera las 500 mil toneladas.

Así lo reveló ayer a PANORAMA una fuente gubernamental, ligada al sector azucarero nacional, quien acotó que “el resto que falta, alrededor de 360 mil toneladas, van a llegar paulatinamente hasta que inicie la zafra nacional en octubre o noviembre”.

Ante la caída drástica de la producción criolla del endulzante en la zafra 2008/2009 (que llegó a 600 mil toneladas del producto refinado) y un precario inventario del rubro, el Gobierno nacional anunció, con retardo a mediados de julio pasado, la importación de 510 mil toneladas desde Brasil, para cubrir la demanda local de 1.200.000 toneladas.

A raíz de esta merma de la producción y de que no se planificaron con tiempo la importación del alimento (pues el rubro debió entrar a partir de junio y no desde de agosto), se desencadenó en el país un desabastecimiento de azúcar que ha llevado la especulación a tal punto que un kilo del producto es vendido en suelo criollo hasta en Bs.F 10, cuando el valor regulado es Bs.F 1,94, hasta el 1 de octubre cuando pase a costar 2,86 bolívares, según Gaceta Oficial.

Situación que, a su vez, ha generado el caldo de cultivo idóneo para que los contrabandistas saquen el rubro a Colombia, donde el endulzante cuesta Bs.F 13,2.

Para el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Cañicultores de Venezuela (Fesoca), José Ricardo Álvarez, el desabastecimiento de azúcar llegará a su fin en noviembre.

“El problema de azúcar se solventará a partir de noviembre, cuando arranque la zafra criolla”, apuntó.
Sin embargo, Álvarez advirtió que para la próxima cosecha los pronósticos no son alentadores.
“La producción de caña viene bajando desde el 2006, hasta llegar a 2 millones de toneladas y estimo que el ciclo 2009/2010 baje hasta un millón”, pronosticó el titular de Fesoca.

El cañicultor cree que “para el 2010 es imposible que elevemos la producción. Ya el mal está hecho y para revertirlo hay que contar con políticas estables e integrales para que el productor sepa a qué atenerse. Si se aplican reglas claras en términos de regulación de precios y créditos, es posible que en 2012 retomemos el camino que logramos en 2005, con ayuda del Gobierno nacional”, advirtió Álvarez.

No sólo en el país, las perspectivas para el próximo ciclo son desalentadoras; pues este escenario también se repetirá en el mundo; pues se espera para el 2010 una recesión mundial del endulzante, caracterizada por una retracción de la oferta, un excesivo consumo y, por exhorbitantes precios que de seguro superarán, en la Bolsa de Nueva York, los 30 centavos de dólar la libra del producto crudo y más de 600 dólares la tonelada el rubro refinado .

Según las Organización Internacional del Azúcar (OIA) en su última previsión, la producción global subirá sólo un 3,9% a 157 millones el próximo año. Además, estimó una carencia de los inventarios de 8,4 millones de toneladas, contra un consumo de 166 millones de toneladas, mayor a las 164,7 millones de toneladas de 2009.
Con estas previsiones de un descenso en la producción e inventario en 2010, el reto ahora para los países consumidores es aún mayor, ya que los grandes compradores de azúcar, como gobiernos nacionales y multinacionales alimenticias ya están presionando el mercado para asegurarse el “dulce” con antelación.
“Así como está el escenario creo que el requerimiento de importación para el próximo año subirá 100 mil toneladas más para llegar a las 700 mil toneladas”, preció el presidente de Fesoca.

De cara al 2010, Venezuela debe comenzar, desde ya, a planear el cronograma de importaciones de azúcar para proveerse de reservas. País prevenido vale por dos.