martes, 22 de septiembre de 2009

Denuncian persecusiones a dirigentes populares en Honduras



Seguidores del presidente constitucional Manuel Zelaya (Foto: Archivo)


Policias hondureños en los alrededores de la Embajada de Brasil (Foto:EFE)

El secretario general del Sindicato Unitario de Trabajadores, Raúl Salinas, acusó este martes al gobierno de facto de aprovechar el "Estado de sitio" en el que se encuentra la nación para perseguir a dirigentes populares y líderes sociales.

El sindicalista denunció a través de TeleSUR (vía telefónica), los seguimientos por parte de las fuerzas represoras del gobierno de facto y afirmó que a raíz de la represión de la que fueron víctimas los manifestantes que se encontraban en la embajada brasileña en Tegucigalpa, donde permanece el presidente legítimo Manuel Zelaya, el país se encuentra paralizado por la suspensión de los derechos constitucionales.


Luego que la población se enterara de la llegada de Zelaya a Honduras el lunes, miles de personas se han querido desplazar desde varios puntos del país para apoyar a su presidente, pero las fuerzas militares han impedido su paso.

El gobierno de facto de Roberto Micheletti ha reaccionado decretando un toque de queda que comenzó a las 16.00 hora local (22.00 GMT) del lunes hasta las 18.00 local (00.00 GMT) de este martes.

Salinas aseguró que durante 87 días de lucha el pueblo se ha mantenido firme y garantizó que el pensamiento del pueblo "converge con los planteamientos del presidente de la República ( Manuel Zelaya)".Agregó que Honduras está en "una crisis profunda y de ingobernabilidad, debe volver a la calma y a la constitucionalidad con el retorno de Mel Zelaya".ç

La policía hondureña inició este martes en la mañana, acciones represivas contra las cientos de personas que se mantenían alrededor de la embajada brasileña en Tegucigalpa, donde se encuentra el presidente legítimo Manuel Zelaya, que regresó el lunes de manera sorpresiva a su país.