sábado, 26 de septiembre de 2009


Texto: Humberto Perozo Suárez










Venezuela ganó su primer partido en el Mundial de Egipto, con un 1-0 sobre la poderosa Nigeria. Yonathan del Valle marcó el gol vinotinto.


Estos muchachos son héroes nacionales, más grandes que el pico Bolívar, más soberbios que el Orinoco. Venezuela venció 1-0 a Nigeria, ayer en su debut en el Mundial Juvenil de Egipto, con Yonathan del Valle como prócer al meter el gol de la victoria, en El Cairo.
Se sufrió, sí. Se cometieron errores, sí. Pero el coraje criollo, por encima de la potencia nigeriana, salió a relucir en el partido. Se ganó con el corazón en la boca.






Texto: Humberto Perozo Suárez

César Farías elogió a sus muchachos, pero sabe que no hay tiempo para celebrar. Del Valle: “Lo importante no soy yo, es la camiseta”.


El guía de la vinotinto, César Farías, es claro: no hay tiempo para celebrar. Pasaron al Mundial de Egipto, vencieron en su primer partido a un rival durísimo y con mucho más fogueo, como Nigeria, y ahora buscan la clasificación a los octavos de final de la justa.

El uruguayo Obdulio Varela sentenció, antes del Maracanazo, en 1950: “Cumplidos, sólo si somos campeones”.