lunes, 28 de septiembre de 2009


28-09-2009

Lula: "No acepto un ultimátum de un gobierno golpista"
El gobierno de facto anuncia que la embajada de Brasil perderá el estatus diplomático

Luego de la negativa del gobierno de Brasil a aceptar el plazo impuesto por el gobierno de facto hondureño para tomar una decisión respecto al mandatario Manuel Zelaya, el canciller del régimen de Micheletti informó que en 10 días la legación brasilera perderá estatus diplomático.
Acotó que esta es una medida recíproca en respuesta al desconocimiento que la nación sudamericana ha hecho de la representación actual de Honduras.

El régimen de facto en Honduras de Roberto Micheletti aseguró este domingo que la Embajada de Brasil en Tegucigalpa perderá su estatus diplomático en diez días si el gobierno de Lula Da Silva no define el estatus del presidente constitucional Manuel Zelaya, quien se encuentra en esa sede. desde hace una semana.

"El privilegio (de Brasil) de tener una misión en Honduras se acaba en diez días por reciprocidad, pero eso no es un elemento como para decir que el señor Zelaya se queda en la calle o que queda abierto para una intervención para capturarlo", indicó en rueda de prensa el canciller del Gobierno de facto, Carlos López quien aseguró que los diez días dados a Brasil para aclarar y resolver la situación de Zelaya no es un ultimátum sino "un plazo de cortesía".

Acotó que las relaciones entre ambas naciones están rotas desde este sábado cuando se emitió el comunicado para Brasil y éste lo rechazó; sin embargo, explicó que a la nación sudamericana se le dio un período "moderado de cortesía internacional" para que los funcionarios entreguen sus carnets, placas diplomáticas y salgan de territorio hondureño.
Este domingo, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, rechazó las amenazas del gobierno de facto hondureño, que dio un plazo de 10 días al mandatario para que defina el estatus de su homólogo constitucional que se encuentra en la sede diplomática sudamericana desde el pasado lunes.
En rueda de prensa ofrecida este domingo desde Venezuela, Lula dijo que "no acepta ultimátum de un gobierno golpista" y reiteró que Zelaya es el presidente legítimo de Honduras y que su estatus es "huésped de la embajada de Brasil"; además subrayó que si "(los golpistas) entran a la fuerza (en la sede diplomática), violarían todas las normas internacionales".
El canciller de facto insistió en que "no se ha considerado allanar el edificio del gobierno de Brasil", donde Zelaya se encuentra desde el pasado lunes, cuando llegó a Honduras luego de casi tres meses de haber sido víctima de un golpe de Estado y expulsado del país el pasado 28 de junio.
López dijo que "fue Brasil el que rompió con el actual Gobierno al desconocerlo" y aseguró que "si no existe esa relación bilateral evidentemente tienen que despojarse el escudo, pasa a ser una oficina privada".
Explicó que lo que están haciendo es algo recíproco, pues dice que "no es posible que a nuestra representación la cierre, la desconozca y nosotros dejemos abierto indefinidamente una situación de personal de Brasil en Honduras".

Fuente: