domingo, 30 de agosto de 2009

Entrevista a Manuel Barroso

30/08/2009

Sociedad venezolana debe cambiar para mejorar su entorno

"El venezolano tiende a buscar hacia el pasado, cuando lo importante es pensar hacia el futuro: qué me gustaría ser, hacer y tener. Es importante que empecemos a soñar un poco. Eso de cómo vaya viniendo vamos viendo, sólo logra que los males se acumulen", Manuel Barroso.

Atendiendo a una invitación realizada por la Asociación Promotora de la Educación Trujillana (Aprodet) y el Colegio Los Cedros de Valera, para realizar una jornada con el objeto de promover transformaciones en los lineamientos por los que se rige el ser humano, en beneficio de la familia y la comunidad, el doctor Manuel Barroso dictó conferencias productivas a los miembros de estas organizaciones importantes para el municipio, y dispensó un poco de su espacio para conversar con "El Tiempo" para disertar sobre la autoestima y el desarrollo de la sociedad venezolana.

¿Cómo ha visto al venezolano últimamente?

Se ha visto muy desorientado, con dos caras, una cara esperando a ver qué pasa y otra, viendo como se acomoda, ésta siempre ha sido la historia del venezolano acomodaticio, él se va acomodando hasta que pase el temporal. Hay un pequeño porcentaje de la población, que están siendo más innovativos y creativos, y están buscando nuevas alternativas, buscan ayuda para diseñar estrategias. El venezolano, como dije, tiene dos caras, el que se acomoda que termina siendo oportunista, que espera para ver donde ubicarse para aprovecharse de la situación y otra es la pasividad, la indiferencia, el "eso no es problema mío", eso está más marcado en el país. Pero esos son mapas mentales que uno aprende desde pequeño y son más evidentes cuando trabajamos en momentos de crisis, que es cuando, por así decirlo, las herramientas o mecanismos internos de la autoestima aparecen porque a la final todo el mundo quiere sobrevivir, todo el mundo quiere bienestar y prosperidad. La cuestión está en como la obtengo cuando la situación es difícil. El venezolano en términos de resiliencia, que es un término que se usa mucho en la actualidad, resiliente es la persona que tiene herramientas internas para salir de las dificultades en momentos difíciles, el venezolano como resiliente, es muy evasivo, el trata de evitar el problema, no lo enfrenta, no le entra directamente, no maneja los procesos porque no los entiende y se queda simplemente luchando con los contenidos, eso quiere decir, que hay mucha confrontación con los otros y terminas odiando a alguien que ni siquiera lo conoces, porque no vemos la parte más interna de las cosas que generalmente hacemos a diario. Por eso la sociedad venezolana debe empezar a cambiar para tener mejores resultados con su entorno.

¿Cómo se desarrolla el venezolano con tantos cambios que debe enfrentar?

Aquí cabe muy bien el dicho, "ayúdate que Dios te ayudará", el venezolano está muy a la deriva, por supuesto, que te puedo decir, que el venezolano como materia prima es una persona con muchas buenas cualidades, con mucho talento, pero, a veces él espera que la solución le venga de afuera, en una formula, en un líder, en una escuela, en algo que no tiene que ver con él. Al venezolano le falta interioridad, como le decía muy patéticamente Rómulo Gallegos "este pueblo no tiene vida interior". Yo noto una tendencia a lo intrascendente, que es darle importancia a cosas que no tienen importancia.

La juventud hoy está muy orientada a la bebida, al sexo, a la droga y le falta a veces focalizarse en que es verdaderamente importante para su desarrollo futuro y eso lo hacen porque los padres son también así, son los padres los que están más preocupados por el trabajo para producir suficiente dinero o a ver como se les arreglan para traer comida a la casa y lo importante que es educar a los hijos queda en manos extrañas.

Por eso digo que el venezolano está a la expectativa de lo que va a hacer o decidir el gobierno, que la empresa haga, que es lo que me van a dar, cuanto dinero voy a ganar, y esta crisis nos está enseñando a buscar recursos dentro de nosotros mismos para ver como nos enfrentamos a la tormenta.

Quizás hasta cierto punto nos está fortaleciendo, nos está haciendo más interiores, más trascendente, más recursivo y eso nos ayuda sin duda alguna. Pero en términos generales, veo que ni siquiera los líderes políticos saben cuales son los problemas que existen en el país, no tienen un proyecto de país, y algunos proyectos que están sobre el tapete son proyectos que están totalmente deshilvanados que no tienen mayor sentido para el venezolano, para el venezolano oportunista que busca posicionarse mejor sí, porque puede obtener mejores posiciones con el gobierno, por razones ideológicas, pero eso no tiene nada que ver con la autoestima, simplemente es oportunismo.

En este sentido ¿Qué cambios debe hacer el venezolano?

Cuando se habla de cambios, hay que entender bien de que se habla, porque por ejemplo, si yo me quito la ropa y me pongo otra eso no es ningún cambio, eso es simplemente pasar de una imagen a otra, del cambio al que yo me refiero, es al cambio de más profundo, de transformación. En este momento hay empresas, organizaciones, incluso instituciones educativas como el Colegio Los Cedros, hay familias, personas que están buscando ayuda, para ir realmente a la esencia de las cosas y tomar las decisiones que tienen que tomar.

Pero la mayoría de las personas no piensan en un cambio, están pensando en de que manera sobrevivo, como me las arreglo. Si quisiéramos un verdadero cambio, deberíamos empezar por fortalecer la familia, la relación padre, madre e hijos, el triángulo de familia, eso se constituiría en una cambio medular, pero en la familia no se invierte, ni siquiera los mismos padres invierten en la familia.

Los padres son muy apáticos, indiferentes, ausentes del desarrollo de sus hijos, se interesan en cosas puntuales como en qué colegio lo pongo, pero involucrarse en el proceso educativo del hijo, colaborando con la escuela, con la comunidad para que el hijo tenga autoestima o una mejor visión de sí mismo ese proceso no se da.

Hay padres y colegios excepcionales, donde se está haciendo ese esfuerzo, pero para la gran mayoría eso no tiene mayor importancia, más importante es tener un carro, una quinta y un trabajo, el hijo cuando se tiene se le entrega a un extraño para que lo eduque, y la educación y formación de un hijo no depende de un extraño sino que se debe tener una colaboración de todas aquellas personas que están involucrados en ese proceso educativo que son los padres, maestros, profesores, el entorno familiar, luego los jefes, supervisores, entre otros; y esa línea de aprendizaje en la actualidad está muy interrumpida, no es congruente y los que deben hacerlo, a lo mejor no saben hacerlo, tienen buenos intenciones, hacen maravillas con los pocos recursos de los que disponen, porque sin caernos a mentiras al gobierno no le interesa la educación y se evidencia en la calidad de las instalaciones escolares, de las universidades, hay otras prioridades, a lo mejor, como las armas, la confrontación y eso no es lo que hace a un país.

¿Que tipo de consultoría hace para las empresas u organizaciones?Todo tipo de consultoría organizacional sobre todo en el área de cambios o transformaciones culturales, que deben hacer las organizaciones en estos momentos por la situación que se vive en el mundo.

¿Qué temática tocan sus libros?

Son libros de temas filosóficos, de guía, por eso no los califico de autoayuda, porque no han tenido ese propósito sino más bien el tema cultural, que son vitales, medulares, en el desarrollo del país, la familia.

¿A cuáles temas se refiere?

Temas como el abandono, el maltrato, la autoestima de los sistemas, de las personas, de la familia, el proceso de la interacción familiar, el impacto de la familia en la sociedad, lo que yo llamo los cuatro laboratorios de aprendizaje por lo cual atravesamos, la familia, la escuela, la comunidad y el trabajo.

¿Cómo se ayuda a una organización? Yo los dejo que hablen, mi interés es que ellos tomen conciencia de lo que hacen, cómo lo hacen, qué quieren, hacia dónde van, cuáles son las decisiones importantes que tienen que tomar, cuales son las estrategias para el futuro. Se les ayuda a entender cómo funcionan los sistemas y cómo tendrían que funcionar. "

FUENTE EDUVIGIS GARCIA