sábado, 15 de agosto de 2009

Entrevista al poeta y catedrático Alberto Destéphen: “La represión reafirma el carácter dictatorial de los golpistas en Honduras”

12/08/2009
Mario Casasús
El Clarín de Chile


En entrevista telefónica desde Tegucigalpa, el escritor y catedrático Alberto Destéphen Soler (1967) comparte una perspectiva poética de la realidad hondureña: “Es tiempo de la lucha de un pueblo pacífico que llega a los límites de lo soportable; es Honduras la pequeña niña, dando sus primeras palabras, es la Honduras que clama justicia y libertad”; y en calidad de profesor de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, atestigua: “La entrada de los militares al campus, atacando y reprimiendo a estudiantes y docentes sobrepasa los límites de la brutal ignorancia y reafirma el carácter dictatorial e irrespetuoso del régimen de facto”

Autor de: Raíces Nocturnas (1998); Palabras con Tierra (2002); Manzanos del Edén (2005) y La Cortesana (2008); simultáneamente al trabajo de catedrático universitario, prepara la publicación de tres libros inéditos: Salmos; Salve Invierno y En un Principio era el Dolor; por si fuera poco, dirige el Boletín Cultural Trece Lunas. Destéphen Soler participó en las antologías: XIII Encuentro Internacional de poetas (México, 2009); La Palabra Iluminada (selección y prólogo de Helen Humaña, 2008); Versofónica (2005) y La Hora Siguiente (2004), entre otras publicaciones colectivas, revistas, blogs y festivales latinoamericanos.

El poeta y académico Alberto Destéphen examina: “En Honduras se ha dado una situación sui géneris al confabularse la empresa privada y los grupos de poder, el Congreso Nacional, la Corte Suprema de Justicia, la Fiscalía General de la República, la Oficina de DDHH y los militares, unidos y apoyados por los medios de comunicación. Los grupos de poder están acostumbrados a dirigir y manejar el país a su antojo y capricho, han disfrazado la democracia y entre ellos mismos se han repartido tanto los partidos políticos, el congreso, la corte y demás instituciones, a fin de que sus intereses no fuesen trastocados. Las decisiones y acciones del Presidente Zelaya fueron a impactar directamente en esos muros de poder”

MC.- En tus palabras y experiencia el golpe de Estado: “no es un cuento/es el surrealismo de la barbarie/nosotros vamos corriendo tras la ventana de la esperanza/ellos nos persiguen con fusiles”, en tu caso, ¿por qué aflora la poesía testimonial?

AD.- Aflora como una necesidad vital, algo que jamás vivimos antes en carne propia, nos asombra, es surrealismo; entonces emergen esas palabras que están teñidas del dolor de verse impotente ante una realidad brutal: los hombres máquinas corriendo tras un pueblo que despierta del letargo y se expresa en las calles con la esperanza de la apertura hacia una sociedad más humana y más digna. Surgen poemas testimoniales porque hemos llegado al vértice de una tragedia, la poesía es un cuadro de las percepciones de la realidad y en estos momentos ésta es la más palpable.

MC.- En el poema “Patria pequeña niña”, escribes: ‘En tus hijos, consumidos por las alimañas/Que secuestraron tus infinitos sueños/Estamos en vigilia/a todos nos duele la misma herida’; ¿la herida cicatrizará o se infectará?

AD.- Ahora estamos claros sobre quiénes son las alimañas, la máscara ha caído, todo es más evidente, sabemos los nombres y trayectorias de los que han tenido a nuestro país sumido en un letargo basado en la manipulación, en el engaño; se ha evidenciado todo su egoísmo, su avaricia. Es el tiempo de la lucha de un pueblo pacífico que llega a los límites de lo soportable, de la sumisión; es Honduras la pequeña niña, dando sus primeras palabras, es la Honduras que clama justicia y libertad. Las heridas que ahora se observan con tanta claridad son heridas que han estado doliendo desde hace mucho, como un dolor constante que se hace parte de la cotidianeidad, son heridas que estaban internamente pero que ahora se abren totalmente con la brutalidad de lo sucedido. Estas heridas deben sanarse y purificarse con la lucha resuelta de nuestra razón, nuestra conciencia colectiva.
Ver más en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=90010