domingo, 9 de agosto de 2009

Ecuador premia con aplausos la trova de Silvio Rodríguez


Silvio Rodríguez durante la presentación en la que estremeció a Guayaquil. (Foto: El Universo)

Con la presencia del Primer Mandatario Nacional, la Secretaría Nacional del Migrante (Senami) de Ecuador, nombró desde la provincia de Guayaquil (sureste) al cantautor cubano, Silvio Rodríguez, embajador de buena voluntad de la campaña ''Tod@s somos migrantes''.
Como parte de los festejos por el Bicentenario de Ecuador, la trova del cantautor cubano Silvio Rodríguez fue premiada por los aplausos de más de 40 mil ecuatorianos en un esperado concierto en Guayaquil, que contó con la presencia del presidente de la nación, Rafael Correa.

Desde tempranas horas de la tarde del viernes, cientos de admiradores de Silvio colmaban los exteriores del estadio modelo Alberto Spencer de Guayaquil, muchos de ellos procedentes de lejanas provincias del país, desde donde fueron dispuestos autobuses para que los ecuatorianos provenientes del interior pudieran asistir.

Otros miles de ecuatorianos que no pudieron viajar a esta ciudad portuaria siguieron por televisión el concierto "La Libertad es una fiesta", esperado tras 13 años de ausencia del artista cubano de los escenarios ecuatorianos, cuyas canciones revivieron nostalgias y sembraron ilusiones para demostrar que la nueva trova no ha envejecido.

Momentos antes de iniciar el concierto, Silvio fue nombrado embajador de buena voluntad, como parte de la campaña "Tod@s somos migrantes", que impulsa la Secretaría Nacional del Migrante (Senami) de Ecuador.

Los cantantes nacionales Beatriz Gil, Héctor Napolitano, Hugo Hidrobo y el flautista Carlos Prado iniciaron este recital gratuito que forma parte de los festejos por el Bicentenario de la Independencia del Ecuador.

Rodríguez recordó que cinco de sus compatriotas están detenidos en Estados Unidos "por haber penetrado a grupos terroristas previendo que atacaran a nuestros país", al tiempo que señaló que ese país "falló al prevenir los ataques terroristas a la nación soberana de Cuba", refiriéndose a los cinco héroes cubanos presos en Estados Unidos.

Silvio arrancó su show con los temas Claro de la luna, Sueño de serpiente, Quién fue y Óleo de mujer con sombrero. Luego, la asambleísta por movimiento PAÍS, María Alejandra Vicuña, le dio la Orquídea de la Paz del Instituto Ecuatoriano - Cubano a Niurka González, esposa del cantautor, quien tocó la flauta transversa durante la presentación.

Siguió un recorrido de dos horas y media por sus más grandes éxitos y por temas de sus últimos discos. La Gaviota, El dulce abismo, Mariposas, Son desangrado, La canción del elegido, El necio, El papalote, Unicornio azul, entre otros, fueron recibidos por el público, coreados con nostalgia, algarabía y entre aplausos.